Expertos cuestionan si OMS debería liderar investigación sobre origen del COVID-19

Expertos cuestionan si OMS debería liderar investigación sobre origen del COVID-19

julio 3, 2021 0 Por QPEV

Mientras la Organización Mundial de la Salud elabora planes para la siguiente fase de su investigación sobre cómo comenzó la pandemia de coronavirus, un número cada vez mayor de científicos dice que la agencia de la ONU no está a la altura de la tarea y no debería ser la que investigue.

Numerosos expertos, algunos con fuertes vínculos con la OMS, dicen que las tensiones políticas entre Estados Unidos y China hacen imposible que una investigación de la agencia encuentre respuestas creíbles.

Dicen que lo que se necesita es un análisis amplio e independiente más cercano a lo que sucedió después del desastre nuclear de Chernobyl de 1986.

La primera parte de un estudio conjunto de la OMS y China sobre cómo comenzó el COVID-19 concluyó en marzo que el virus probablemente saltó a los humanos desde los animales y que una fuga de laboratorio era “extremadamente improbable”. La siguiente fase podría intentar examinar los primeros casos humanos con más detalle o identificar a los animales responsables, posiblemente murciélagos, quizás a través de alguna criatura intermedia.

EE.UU. Investigación origen del COVID-19
Un nuevo capitulo se abre sobre la investigación del origen del COVID19 y las autoridades de EE.UU. exigen un estudio exhaustivo del tema. Informa Héctor Contreras desde la Voz de América en Washington, DC.

Pero la idea de que la pandemia de alguna manera comenzó en un laboratorio, y tal vez involucró un virus diseñado, ha ganado fuerza recientemente, y el presidente Joe Biden ordenó una revisión de la inteligencia de EE. UU. dentro de los 90 días para evaluar la posibilidad.

A principios de este mes, el jefe de emergencias de la OMS, Dr. Michael Ryan, dijo que la agencia estaba trabajando en los detalles finales de la siguiente fase de su investigación y que debido a que la OMS trabaja “por persuasión”, carece del poder para obligar a China a cooperar.

Algunos dijeron que esa es precisamente la razón por la que un examen dirigido por la OMS está condenado al fracaso.

“Nunca encontraremos los orígenes confiando en la Organización Mundial de la Salud”, dijo Lawrence Gostin, director del Centro Colaborador de la OMS sobre Derecho de la Salud Pública y Derechos Humanos en la Universidad de Georgetown. “Durante un año y medio, China los ha bloqueado y está muy claro que no llegarán al fondo”.

Dos mujeres esperan recibir la vacuna contra el COVID-19 en Nueva Delhi, India, el 2 de julio de 2021.

Gostin dijo que EE.UU. y otros países pueden intentar reconstruir la inteligencia que tienen, revisar las leyes de salud internacionales para darle a la OMS los poderes que necesita. o crear alguna entidad nueva para investigar.

La primera fase de la misión de la OMS requirió obtener la aprobación de China no solo para los expertos que viajaron allí, sino para toda su agenda y el informe que finalmente produjeron.

Richard Ebright, biólogo molecular de la Universidad de Rutgers, lo calificó de “farsa” y dijo que determinar si el virus saltó de animales o escapó de un laboratorio es más que una cuestión científica y tiene dimensiones políticas más allá de la experiencia de la OMS.

El pariente genético más cercano al COVID-19 se descubrió previamente en un brote de 2012, después de que seis mineros enfermaran de neumonía después de estar expuestos a murciélagos infectados en la mina Mojiang de China. Sin embargo, el año pasado, las autoridades chinas sellaron la mina y confiscaron muestras a los científicos mientras ordenaban a los lugareños que no hablaran con los periodistas visitantes.

El personal de seguridad vigila fuera del Instituto de Virología de Wuhan durante la visita del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargado de investigar el origen de la enfermedad por coronavirus, en Wuhan, provincia de Hubei, China, 3 de febrero de 2021.
Inteligencia occidental coopera con investigación del origen del COVID-19
La inteligencia estadounidense no está sola en su esfuerzo por esclarecer el origen del COVID-19. Los organismos del Reino Unido y otros países europeos están apoyando el esfuerzo.

Aunque China inicialmente presionó con fuerza para buscar los orígenes del coronavirus, retrocedió abruptamente a principios de 2020 cuando el virus se apoderó del mundo. Una investigación de Associated Press en diciembre pasado encontró que Beijing impuso restricciones a la publicación de la investigación de COVID-19, incluida la revisión obligatoria por parte de funcionarios del gobierno central.

Jamie Metzl, que forma parte de un grupo asesor de la OMS, ha sugerido junto con sus colegas la posibilidad de una investigación alternativa establecida por el Grupo de los Siete países industrializados.

Jeffrey Sachs, profesor de la Universidad de Columbia, dijo que Estados Unidos debe estar dispuesto a someter a sus propios científicos a un examen riguroso y reconocer que podrían ser tan culpables como China.

“Estados Unidos estuvo profundamente involucrado en la investigación en los laboratorios de Wuhan”, dijo Sachs, refiriéndose al financiamiento estadounidense de experimentos controvertidos y la búsqueda de virus animales capaces de desencadenar brotes.

“La idea de que China se estaba comportando mal ya es una premisa incorrecta para que comience esta investigación”, dijo. “Si el trabajo de laboratorio fue de alguna manera responsable (de la pandemia), la probabilidad de que tanto Estados Unidos como China trabajaran juntos en una iniciativa científica es muy alta”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram