Tres venezolanos asistieron a la misma secundaria judía. Los tres están desaparecidos

julio 2, 2021 0 Por QPEV

Derrumbe de condominio en Surfside. Estas son las dolorosas historias de los fallecidos y desaparecidos en Surfside. BY ESTHER PICCOLINO

Luis Sadovnic, Moisés Rodan y Andrés Levine, residentes de las Torres Champlain en Surfside, tenían en común algo más que la dirección donde vivían: los tres eran venezolanos y los tres asistieron a la misma secundaria judía en Caracas. Los tres están entre los desaparecidos desde el derrumbe del condominio el pasado jueves 24 de junio.

ANNA JEAN KAISER // EL NUEVO HERALD

“Es algo que nadie esperaba. Se marcharon de Venezuela en busca de un mejor futuro y mejores oportunidades”, dijo Esther Beniflah Melul, que asistió a la misma secundaria y es amiga íntima de Levine. “Venezuela es un país donde estas cosas pueden pasar, pero no aquí. Todos estamos devastados”, agregó.

Los tres residentes de las Torres Champlain tienen 20 y tantos años, y son graduados del Colegio Moral y Luces Herzl-Bialik, una escuela privada judía. Beniflah dijo que muchos graduados de la secundaria judía llegaron al sur de la Florida cuando eran muy jóvenes para ir a la universidad o trabajar cuando la economía se deterioró en Venezuela bajo los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Beniflah agregó que los tres eran religiosos y activos en la sólida comunidad venezolana-judía del área.

“La comunidad judía está dando un formidable apoyo”, dijo Beniflah, explicando que ha organizado donaciones, grupos de oración, y ayuda psicológica para amigos y familiares. “Están dando un gran respaldo. Algunos ni siquiera conocían a las víctimas”.

Levine, de 26 años, llegó a Estados Unidos hace unos siete años después de haber terminado la universidad en Venezuela. Beniflah, que lo conoce desde que los dos tenían 12 años, lo describe como una persona privada, que siempre era genuina y se enfocaba en el aspecto positivo de las cosas.

“Solo salía con amigos verdaderos, y solo hacía lo que lo ponía feliz”, dijo. “Ese es mi recuerdo favorito de él. Siempre tendremos el Andrés más auténtico”.

Levine trabajaba en el sector de las finanzas y tenía pensado casarse en agosto. Su novia no estaba en el edificio en el momento de la tragedia.

“Teníamos muchos planes, muchas cosas que hacer. Ese jueves, pensábamos salir a cenar. Hablamos la noche antes. Simplemente no puedo creer que ya no esté”.

Lee la nota completa en EL NUEVO HERALD