El fracking podría salvar la industria petrolera de Colombia

El fracking podría salvar la industria petrolera de Colombia

junio 22, 2021 0 Por QPEV

El fracking se ha considerado durante mucho tiempo como una solución y se estima que Colombia tiene hasta siete mil millones de barriles de petróleo de lutitas recuperable y 30 billones de pies cúbicos de gas de esquisto | Foto archivo Semana

A pesar de estar devastada por las protestas antigubernamentales en todo el país, las perspectivas para la golpeada industria petrolera de Colombia están mejorando. La mayoría de las protestas y los bloqueos de las principales carreteras han terminado, lo que permite que los perforadores en tierra reanuden sus operaciones.

Por Matthew Smith para Oilprice | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Otro avance importante es el progreso de permitir la fracturación hidráulica en el país andino devastado por las luchas. Esta técnica para extraer petróleo y gas natural ha enfrentado una fuerte y prolongada oposición en Colombia. El presidente Ivan Duque, impulsado por la crisis, lo promocionó a fines de 2018 como un medio para resolver un problema crítico que enfrenta la economía dependiente del petróleo de Colombia, su falta de reservas probadas de petróleo y gas natural.

No ha habido grandes descubrimientos de hidrocarburos en Colombia desde 2009 . Los datos del Ministerio de Energía muestran(Español) que a fines de 2020 las reservas probadas eran de 1.800 millones de barriles, una reducción del 11% en comparación con 2019, lo que es suficiente para soportar seis años al ritmo de producción actual, y poco menos de 3 billones de pies cúbicos de gas con una producción. vida de casi ocho años.

La gravedad de la situación se subraya porque la industria petrolera es responsable , durante 2020, de casi una quinta parte de los ingresos del gobierno, el 3% del producto interno bruto y el 28% de las exportaciones en valor. Esas cifras resaltan lo importante que es para el gobierno nacional en Bogotá impulsar las reservas de hidrocarburos económicamente cruciales de Colombia si se quiere evitar una gran crisis económica.

El fracking se ha considerado durante mucho tiempo como una solución y se estima que Colombia tiene hasta siete mil millones de barriles de petróleo de lutitas recuperable y 30 billones de pies cúbicos de gas de esquisto. Si se puede acceder con éxito a esos vastos recursos de hidrocarburos, impulsarán significativamente las reservas de hidrocarburos de Colombia y la vida útil de la producción, evitando una crisis fiscal y dando a la economía un impulso saludable.

No obstante, ha habido una oposición significativa al fracking en Colombia. En 2018, el tribunal administrativo más alto del país, el Consejo de Estado, estableció una moratoria contra el fracking. Eso se confirmó en 2019, pero el tribunal determinó que los proyectos de fracturación hidráulica no estaban prohibidos. En el último desarrollo, un proyecto de ley que apunta a prohibir el fracking y la explotación de yacimientos no convencionales de petróleo y gas natural en Colombia fue efectivamente hundido. Solo la mitad de los representantes que apoyan el proyecto llegaron el sábado pasado para debatir su aprobación y una votación realizada la semana pasada terminó con el aplazamiento del proyecto. Esto obstaculiza efectivamente la implementación del proyecto de ley, lo que indica que no será aprobado por el Congreso, al ver el final de un obstáculo importante para permitir el fracking en Colombia.

A principios de este año, el titular de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Armando Zamora, afirmó que creía que la moratoria se levantaría en 2022 una vez que se hubieran establecido las regulaciones integrales de fracking.

Los pilotos de fracking han sido aprobados y están en marcha en la Cuenca del Valle Medio del Magdalena en Colombia. Es la formación geológica La Luna la que se está enfocando en la cuenca.

La Luna ha sido comparada con la prolífica lutita Eagle Ford. En 2013, la ANH publicó datos de estudios para respaldar su afirmación de que la calidad de la roca de la formación geológica es similar y, en algunos casos, mejor que la de muchos yacimientos de lutitas de América del Norte. Algunas fuentes creen que podría contener recursos de hidrocarburos de hasta 10 mil millones de barriles de petróleo equivalente, lo que lo convierte en un objetivo prioritario para el Ministerio de Energía y el regulador de hidrocarburos de Colombia.

La petrolera nacional de Colombia, Ecopetrol, recibió la aprobación en noviembre pasado para el proyecto Kale cerca del municipio de Puerto Wilches en la Cuenca del Valle Medio del Magdalena.

La empresa de energía controlada por el estado espera invertir $ 80 millones para poner la operación en línea, y Ecopetrol actualmente está estableciendo el plan de monitoreo y obteniendo las aprobaciones de la comunidad. A principios de abril de 2021, la gran empresa energética mundial ExxonMobil se adjudicó el único contrato de la segunda ronda no convencional. Exxon se adjudicó los derechos del proyecto Platero, también cerca de Puerto Wilches en el Valle del Magdalena Medio. La gran empresa mundial de energía se ha comprometido a invertir $ 53 millones en el desarrollo del activo con un requisito de contenido local del siete por ciento. El proyecto se enfoca en explorar las formaciones geológicas no convencionales del Bloque VMM-37 que está controlado en un 70% por Exxon como operador, y el 30% restante en manos de la petrolera junior canadiense Sintana Energy .

Exxon perforó el pozo A3 Manatí Blanco en 2015 en el bloque, pero nunca se probó y las operaciones se suspendieron hasta que se otorgue un permiso ambiental. Eso fue bloqueado debido a la controversia en torno a la introducción del fracking en Colombia y la eventual moratoria impuesta a la práctica.

Si bien los últimos desarrollos son un buen augurio para el futuro del fracking en Colombia, la ANH tiene dificultades para atraer el nivel deseado de interés de las empresas de energía extranjeras en la exploración y producción de petróleo no convencional. Exxon presentó la única oferta válida durante la ronda de abril de 2021 de la ANH, y los otros dos participantes, Drummond y Ecopetrol, se negaron a hacer ofertas.

La incertidumbre que rodea el futuro del fracking en Colombia, junto con una creciente crisis de seguridad y las recientes protestas antigubernamentales a nivel nacional que obligaron a las empresas de energía en tierra a cerrar la producción ,pesa sobre la confianza de los inversores.

Si bien la mayor parte de la producción de petróleo paralizada por las protestas contra el gobierno y los bloqueos relacionados ha vuelto a estar en línea, sigue habiendo una considerable agitación política. Hay quejas de larga data entre varios grupos de la sociedad civil que fueron amplificadas por la pandemia de COVID-19 que Bogotá no ha abordado. Los bloqueos de carreteras, las invasiones de campos petroleros y las protestas comunitarias contra el sector de hidrocarburos económicamente vital de Colombia siguen siendo amenazas omnipresentes, particularmente con el deterioro de la licencia social de la industria petrolera en muchas comunidades donde opera .

La considerable incertidumbre que rodea al futuro del fracking y la industria petrolera de Colombia está siendo magnificada por el ex candidato presidencial de izquierda y senador Gustavo Petro, que tiene ventaja en las encuestas. Esos números indican que en este momento ganaría las elecciones presidenciales de 2022.

La candidatura de Petro en 2018 y el liderazgo posterior en las encuestas antes de la ronda electoral de mayo de 2018 desconcertaron a los mercados financieros, las industrias petrolera y minera, especialmente porque hizo campaña en una plataforma para reducir la dependencia de Colombia del petróleo y oponerse al fracking.

Fue la victoria final de Iván Duque lo que hizo que gran parte de ese nerviosismo se disipara. El fuerte aumento de la agitación política , la incapacidad de Bogotá para reactivar la economía y el aumento de la inseguridad pesa sobre las perspectivas del fracking en Colombia.