Un hombre se desmayó mientras esperaba ser vacunado contra el Covid-19 en Aragua

junio 10, 2021 0 Por #Editor

Momento en el que trasladan al ciudadano desmayado a un centro de atención médica

Mientras crecen los reclamos de mayor transparencia y organización en el proceso de vacunación en Venezuela, el pasado miércoles un hombre se desmayó en plena fila mientras esperaba para ser vacunado contra el coronavirus.

Por Infobae

“Paramédicos atienden a un señor que en medio de la cola para vacunarse contra la COVID-19 en Corposalud Aragua, se desmayó. Fue trasladado al HCM porque además presenta un cuadro febril alto”, indicó el portal local Crónica Uno, que señaló, además, que “una señora sufrió una subida de tensión arterial”.

Evidentemente la situación en Corposalud Aragua no cambió respecto de la semana pasada, cuando una mujer salió con su auto y se dirigió hacia el lugar para mostrar en sus redes sociales las largas filas que se formaban desde muy temprano a la madrugada. Durante su relato, denunció que, a pesar de los requisitos informados por el régimen chavista, no había ningún tipo de control ni prioridad a pacientes de riesgo a la hora de vacunar.

“Intentamos poner a dos personas en la cola para la vacunación. Aquí está la improvisación sin avisarle a la gente, solamente se les dijo que con las cédulas se las iba a vacunar, acumulando a todo el mundo en una cola en plena pandemia y en pleno pico. Hay gente de la tercera edad en sillas de ruedas, con bastones, con discapacidad, que amaneció en esta cola”, comentó la mujer venezolana en el video grabado desde el interior de su auto.

Desde que el régimen chavista anunció la nueva etapa de vacunación contra el coronavirus, el operativo desplegado en todo el país estuvo marcado por el caos y la desorganización. El pasado lunes se registraron largas filas en una cancha de básquet habilitada en la emblemática barriada caraqueña “23 de Enero”.

La dictadura de Nicolás Maduro dispuso el pasado fin de semana centros de vacunación masiva en distintos puntos del país, en medio de denuncias de retrasos con el plan de inmunización iniciado en febrero pasado y una virulenta segunda ola del virus.

Desde que comenzó el plan de masificación, miles de personas decidieron probar suerte y se lanzan a los centros sin haber sido convocados, con la esperanza de recibir una de las vacunas.

La ONG Médicos Unidos de Venezuela denunció el lunes pasado la manipulación de datos sobre la vacunación contra el coronavirus en el país, después de que el régimen anunciara el sábado que “cerca del 11 % de los venezolanos han sido” inmunizados.

“Manipularon la realidad del sistema de salud. Manipularon los casos. Manipularon las hospitalizaciones. Manipularon las muertes Manipulan ahora las cifras de vacunación”, dijo la ONG en un mensaje en Twitter al citar las declaraciones de la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, sobre el proceso inmunización.

“No sabemos si Delcy Rodríguez se equivocó o no vio la coma: 1,1%, no 11%, sería lo correcto”, agregó la organización al tildar a los miembros del régimen de “bárbaros”.

El pasado sábado, Rodríguez aseguró que “cerca del 11% de los venezolanos” habían sido vacunados contra la COVID-19 -unas 3.300.000 personas-, aunque no detalló cuántos ciudadanos habían recibido una sola dosis y cuantos habían completado el tratamiento.

La vicepresidenta hizo esta afirmación pese a que la dictadura solo ha informado de forma pública de la llegada de 2.730.000 dosis repartidas en 9 cargamentos -7 de Rusia y 2 de China-. Hasta el momento se desconoce cuándo se recibieron las 570.000 que faltarían para completar medio tratamiento a 3.300.000 personas, equivalentes al 11 % referido por Rodríguez.

La vacunación en Venezuela comenzó a avanzar el pasado 29 de mayo cuando el Gobierno habilitó, al menos, 27 centros de vacunación en los que, según dijo el ministro de Salud, Carlos Alvarado, en ese momento, planeaba vacunar a entre 600 y 1.000 personas diarias.

El proceso se desarrolla de forma desordenada y no hay claridad sobre los datos, mientras que el gremio médico continúa insistiendo en una “verdadera” política de salud y un plan de vacunación que sea “efectivo” para todos los venezolanos.

El pasado viernes, el país caribeño suscribió un acuerdo con la farmacéutica rusa Gerofarm para el envío de 10 millones de dosis de la vacuna EpiVacCorona, aunque no se concretó la fecha de llegada.

Este acuerdo se suma al anunciado en diciembre del año pasado, cuando el Gobierno suscribió otro convenio con Rusia por 10 millones de vacunas Sputnik V.

Además, está pendiente el envío de algo más de 11 millones de unidades del sistema Covax, al que, según aseguró recientemente la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Venezuela debía una parte del total para completar el pago correspondiente, pese a que el Gobierno dijo haberlo saldado en abril.

Hasta el domingo, Venezuela acumulaba 242.138 casos de COVID-19 y 2.719 decesos. Sin embargo, la oposición y gran parte de la comunidad internacional sostienen que las cifras divulgadas por el chavismo distan mucho de las reales.