Censura y hostigamiento: El precio de ser periodista en Venezuela (VIDEO)

Censura y hostigamiento: El precio de ser periodista en Venezuela (VIDEO)

3 mayo, 2021 0 Por

Captura

En el día mundial de la libertad de prensa, periodistas venezolanos denuncian que no cesan las detenciones arbitrarias, la intimidación y amenazas contra trabajadores de medios comunicación. Advirtieron que estos ataques aumentaron durante la pandemia; además, de formas más sofisticadas y soterradas.

Por: Adriana Núñez Rabascall | VOA

Al menos 8 estaciones de radio han cerrado en el último año, unos cien periódicos han dejado de circular por falta de papel y decenas de portales en Internet son bloqueados constantemente, según el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela. La ONG reportó al menos 370 violaciones a la libertad de prensa en medio de la pandemia, muchas de ellas perpetradas por cuerpos de seguridad del estado.

“La confiscación de sus instrumentos de trabajo, le borran la información que pueden grabar y restricciones que estamos viendo también con mucha preocupación en zonas de conflicto, como la frontera”, dijo Marianela Balbi, directora del Instituto Prensa y Sociedad.

El uso de los tribunales para frenar el periodismo independiente es otra de las denuncias que elevó la prensa. En 2018, el equipo del portal en Internet Armando Info, salió del país tras haber sido demandado por presunta difamación e injuria, tras revelar un posible caso de corrupción en un programa de venta de alimentos a bajos precios, coordinado por el gobierno de Nicolás Maduro.

“La justicia venezolana nos había prohibido seguir dando a conocer, seguir publicando trabajos al respecto. Era una suerte de censura sofisticada”, afirmó Joseph Poliszuk, periodista de Armando Info.

Para el comunicador, esa “censura sofisticada” de la que habla, fue acompañada también por hostigamiento:

“Hubo un temor de la integridad y la cárcel. El caso fue in crescendo. Hubo amenazas desde el primer día. Varias cuentas de Twitter nos amenazaron, publicaron nuestros números de cédula y la dirección de nuestro domicilio”.

Quienes se mantienen ejerciendo como reporteros en Venezuela detallan que el asedio no cesa.

“He sido agredida, también verbalmente, desde programas relacionados al gobierno de Nicolás Maduro y he sido víctima de campañas de descrédito a través de redes sociales y cuentas anónimas”, denunció la reportera Gabriela González.

El régimen de Nicolás Maduro ha solicitado a medios internacionales acreditados en Venezuela objetividad en la cobertura de las informaciones y los señala de tener agendas políticas, y en ocasiones, injerencistas.