Pasaporte de vacunación: ¿Pueden las dosis anticovid llevar a la discriminación?

Pasaporte de vacunación: ¿Pueden las dosis anticovid llevar a la discriminación?

7 abril, 2021 0 Por

El pasaporte vacunatorio también está pensado para retormar el turismo en todo el mundo – REUTERS/Dado Ruvic/Illustration

A medida que millones de personas son vacunadas todos los días en todo el mundo, cada vez son más los países, estados, distritos y regiones que elaboran un “pasaporte vacunatorio” contra COVID-19 para que, lentamente, puedan volver a cierta normalidad social y comercial.

Por Infobae

Así, la empresa aeronáutica Cathay Pacific Airlines, en Estados Unidos, busca retomar la normalidad de sus vuelos con la prueba digital de la vacunación contra el coronavirus, por lo que pidió a sus pilotos y tripulación que probaran una nueva aplicación móvil que mostrara su estado de vacunación en un vuelo reciente de Hong Kong a Los Ángeles.

Las aerolíneas, incluidas JetBlue y United, también están probando una aplicación vacunatoria. Y Airlines for America, el grupo comercial de las principales aerolíneas del país, se opone a que la prueba de la vacunación sea obligatoria para los pasajeros, pero verían con buenos ojos una forma agradable y fácil para que los viajeros muestren su estado vacunatorio. Otros países pueden requerir una prueba de vacunación, y las aplicaciones también se pueden usar para probar los resultados negativos de las pruebas de coronavirus, que los Estados Unidos requieren para los viajeros internacionales.

También cabe mencionar el ejemplo de la ciudad de Nueva York, que lanzó el “Excelsior Pass”, como “una forma gratuita, rápida y segura de presentar prueba digital de la vacunación COVID-19” en caso de que la reapertura de lugares deportivos y de entretenimiento requiera prueba del estado de los asistentes.

Pasaporte inmunitario contra el Covid-19. | Foto: GettyImages

Pero esto no se limita solamente a decisiones estatales. En los Estados Unidos, varias empresas, escuelas e instituciones están considerando desarrollar un carnet de vacunas, una prueba digital de vacunación contra el coronavirus. Walmart, el empleador privado más grande del país, ofrece aplicaciones de verificación electrónica a los pacientes vacunados en sus tiendas para que “puedan acceder fácilmente a su estado de vacuna según sea necesario”, dice la compañía. Todos creen que la prueba digital de vacunación contra el coronavirus, es un camino para reactivar la economía y hacer que los estadounidenses vuelvan a trabajar y divertirse. Pero las empresas temen especialmente que demasiados clientes se mantengan alejados a menos que puedan estar seguros de que los otros clientes han sido vacunados.

Pero la idea plantea cuestiones legales y éticas cargadas: ¿pueden las empresas exigir a los empleados o clientes que proporcionen pruebas, digitales o de otro tipo, de que han sido vacunados cuando la vacuna contra el coronavirus es aparentemente voluntaria? ¿Pueden las escuelas exigir que los estudiantes demuestren que se les ha inyectado lo que todavía es oficialmente una profilaxis experimental de la misma manera que requieren vacunas aprobadas durante mucho tiempo para el sarampión y la poliomielitis? Y, por último, ¿pueden los gobiernos exigir las vacunas o interponerse en el camino de las empresas o instituciones educativas que exigen pruebas?

Foto: Pepe Zamora/Pool via REUTERS

Los expertos legales dicen que la respuesta a todas estas preguntas es generalmente sí, aunque en una sociedad tan dividida, los políticos ya se están preparando para la pelea. Las entidades gubernamentales como las juntas escolares y el Ejército pueden exigir vacunas para la entrada, el servicio y los viajes, prácticas que se derivan de un fallo de la Corte Suprema de 1905 que dice que los estados podrían exigir que los residentes se vacunen contra la viruela o paguen una multa. En Israel, ya existe un “Pase Verde” que permite a los ciudadanos vacunados ir a restaurantes, conciertos y eventos deportivos.

“Una comunidad tiene derecho a protegerse contra una epidemia de enfermedad que amenaza la seguridad de sus miembros”, escribió el juez John Marshall Harlan en Jacobson v. Massachusetts , un famoso caso de 1905. Las empresas privadas, además, son libres de negarse a emplear o hacer negocios con quien deseen, salvo unas pocas excepciones, que no incluyen el estado de vacunación. Y los estados probablemente puedan anular esa libertad al promulgar una ley que prohíba la discriminación basada en el estado de vacunación. Universidades como Rutgers, Brown y Cornell ya han dicho que requerirán prueba de vacunación para los estudiantes este otoño. Esta semana, el Miami Heat se convirtió en el primer equipo de la NBA en abrir secciones especiales “solo vacunados”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ya proporcionan a todos los que están vacunados una tarjeta que puede servir como prueba, y las personas siempre pueden llevar registros en papel de las pruebas negativas de coronavirus. La llegada de las aplicaciones digitales de verificación de vacunas, se podría asimilar a la versión moderna de la “tarjeta amarilla” de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que proporciona una prueba internacional de la vacunación contra la fiebre amarilla. Pero la misma OMS, citando preocupaciones sobre la equidad, también dijo que actualmente no apoya la prueba obligatoria de vacunación para viajes internacionales.

Decisión del gobierno de Joe Biden

“El gobierno no apoya ni apoyaremos un sistema que requiera que los estadounidenses porten una credencial. No habrá una base de datos federal de vacunas ni un mandato federal que requiera que todos obtengan una única credencial de vacunación“, dijo ayer Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, que prometió que la administración proporcionaría algún tipo de orientación, probablemente en forma de preguntas y respuestas, sobre privacidad, seguridad, discriminación e inquietudes.

En tanto, la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo les ha dicho a los empleadores que pueden exigir la vacunación contra el coronavirus porque la salud pública es lo primero. Pero si un empleado no puede vacunarse debido a una discapacidad o una creencia religiosa sincera, y la empresa no puede hacer una adaptación, la agencia dijo, “entonces sería legal que el empleador excluyera al empleado del lugar de trabajo”.

Un trabajador realiza un control de calidad en las instalaciones de empaque del fabricante de vacunas chino Sinovac Biotech, desarrollando una vacuna experimental contra la enfermedad por coronavirus (COVID-19), durante una gira de medios organizada por el gobierno en Beijing, China, el 24 de septiembre de 2020. REUTERS / Thomas Peter

El gobernador Ron DeSantis de Florida firmó el viernes una orden ejecutiva que prohíbe a las empresas exigir que los patrocinadores o clientes muestren la documentación de la vacuna, bajo pena de perder los contratos estatales. El gobernador republicano de Mississippi, Tate Reeves , dijo el domingo que él también se oponía a la idea.

Los críticos republicanos dicen que los pasaportes de vacunas despiertan el espectro de bases de datos centralizadas de personas vacunadas, que ven como una intromisión del gobierno en la privacidad. “Un pasaporte de vacuna, un sistema unificado y centralizado para proporcionar o denegar el acceso a actividades cotidianas como ir de compras y cenar, sería una pesadilla para las libertades civiles y la privacidad”, escribió en Twitter Justin Amash, un excongresista republicano.

Con las aplicaciones de vacunas que ya están proliferando a raíz de más de 2 millones por día, la Health Innovation Alliance envió una carta el mes pasado a Jeffrey D. Zients, el coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, pidiendo a la administración que establezca los estándares correspondiente en cuanto a cómo se debe proceder, pero aun no tuvo respuesta.