Petróleo derramado mata al Lago de Maracaibo

Petróleo derramado mata al Lago de Maracaibo

24 marzo, 2021 Desactivado Por Editor

Por Edwin Prieto
 
El Lago de Maracaibo hasta unos 30 años fue cristalino que servía como balneario para los habitantes del estado Zulia y otros que lo visitaban desde algunas regiones del país. Pero desde la llegada de la revolución chavista se ha ido muriendo poco a poco porque el mal manejo de la industria petrolera así lo ha causado. Las fugas de crudo están por doquier acabando con la vida marina.   
 
Está ubicado al occidente venezolano, específicamente en el estado Zulia y es el reservorio de agua más grande de sur américa. En el hay una variedad sorprendente de especies marinas como delfines y camarones, manglares, y aves exóticas. Actualmente las condiciones en las que se encuentra entristecen a sus habitantes, visitantes, defensores del planeta, menos a los representantes del régimen de Nicolás Maduro que no hacen nada para salvarlo.
 
En el estuario están ubicadas las torres petroleras pertenecientes a la empresa estatal Pdvsa, la falta de mantenimiento, de interés, de inversión, de personal calificado y por la mayor corrupción de la historia de esa empresa ha traído como consecuencia que todo se haya ido deteriorando y que el que pague sea el estuario.
 
Nos fuimos a recorrer el lago de Maracaibo en una pequeña embarcación pesquera y pudimos observar el daño ambiental generado por los derrames de petróleo. El crudo sale del fondo del lago, las tuberías están rotas. Todo queda en las aguas y la corriente poco a poco lo lleva hasta la orilla donde se evidencia aún más el desastre.
 
Son tres los tipos de manglares ubicados en el municipio Cabimas de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, los mismos son una reserva natural llamada Parque Nacional la Yaguasa. Sus raíces están repletas de petróleo y por eso están muriendo lentamente. Según los pescadores, el régimen de Maduro intenta ocultar los derrames echando irresponsablemente un químico al agua que hace que el crudo se convierta en una masa y se hunda al fondo del lago.
 
El daño ambiental es sorprendente y genera tristeza en los habitantes del estado Zulia, quienes jamás pensaron presenciar la destrucción del lago de Maracaibo, ícono de la región. 
 
La economía de los municipios costeros del estado Zulia siempre estuvo asociada con la pesca y el comercio, gracias a los derrames la actividad lacustre desapareció casi en su totalidad, los afectados están muriendo de hambre porque ya no tienen como subsistir. Pero es que el petróleo ya está en las casas de esta zona, en las tuberías de agua, de gas e incluso en las cloacas, el crudo brota de la tierra dañando sus cocinas, tapando los gasoductos y generando enfermedades.
 
Pareciera que falta poco para que el lago de Maracaibo pase de ser de una hermosa fuente de vida a un espacio desolado y muerto. La falta de atención ambiental de la administración de Maduro está ayudando a que la muerte del estuario zuliano se de aceleradamente y que en pocos años lo que queda de Petróleos de Venezuela sean puras ruinas.