Más del 76% de la población quiere un cambio de… ¡En ascenso! 118,5 millones de casos por Covid-19…

Más del 76% de la población quiere un cambio de… ¡En ascenso! 118,5 millones de casos por Covid-19…

12 marzo, 2021 Desactivado Por

De acuerdo con las estadísticas que maneja la Encuestadora Datanálisis, más del 76% de la población quiere un cambio de gobierno, a la vez que todos están conscientes sobre quien recae la responsabilidad de lo que está pasando en el país, además piensan que abusa de su poder.

Asegura que ya desde el 2013 hasta el 2020 ha habido una contracción del Producto Interno Bruto de más del 70%, es decir que se ha perdido casi las tres cuartas partes de la actividad productiva del país, es decir que apenas queda una cuarta parte.

Advierte, al ser consultado sobre los principales problemas de la población, indica que en la mayoría de los casos tienen que ver con temas económicos fundamentalmente, admite  que a pesar de que hay temas que pudieran producir cambios en el estatus y en los derechos democráticos y políticos, este debate es público señalando que la verdad, es que para la población el tema económico, se vinculan a la pérdida del poder adquisitivo, a la inflación que es muy severa y que afecta su capacidad de compra en la crisis económica, que de alguna manera le impide trabajar o incorporar a sus hijos al proceso económico y donde ha ganado terreno de manera importante, el tema del combustible.

“El tema del combustible se convierte en un problema central, no tengo posibilidad de desplazarme y mi vida se ve en peores condiciones, y ahora en estos últimos meses, sobre todo en enero y febrero, es el tema del diésel, aunque si bien la gasolina es un combustible muy impórtate por las características de la producción histórica de Venezuela, pero resulta que el combustible más importante para la vida cotidiana de los ciudadanos es el diésel, es el que está más cerca de su vida, primero los carros son elitescos, la población que tiene un vehículo es elitesca y la población con vehículo en Venezuela, en estos momentos es bajísima, la mayoría de la población no tiene un carro, por lo tanto la gasolina no es un asunto que se le mete en su casa, en su apartamento o en su ranchito, ese no es el tema, es un problema de la clase media; mientras que para la mayoría de la población el problema es el transporte público, de la distribución de las medicinas, de los alimentos, de la electricidad, y todo está vinculado al diésel, porque un 80% de los camiones que distribuyen alimentos, medicinas se manejan con diésel, pero además el diésel es el combustible con el que se movilizan los tractores agrícolas en todo el país, por lo tanto afecta la disponibilidad de alimentos, la distribución de medicamentos, los centrales azucareros producen con diésel, el bombeo de agua se hace con diésel”, afirma el presidente de Datanálisis.

Advierte que la población está consciente de que la responsabilidad de la crisis recae en el gobierno, y cuando se habla de gobierno se concentra mucho en la figura del presidente, por supuesto que eso no es nuevo, porque siempre que se percibe una crisis en un país, la población automáticamente va a responsabilizar el líder del país, porque él está ahí para resolver estos problemas de infraestructura, de salud, educación.

Señala que en los países autocráticos, donde no se permite que los procesos democráticos reflejen la posición de las mayorías, termina ocurriendo que la gente pierde la confianza y el respaldo al líder, y este líder se ve obligado a sostenerse por vías diferentes, por ejemplo la fuerza o a través de la pulverización de los procesos electorales que pudieran en algún momento plantearse, agregando que siempre la concentración de la responsabilidad es del gobierno.

Advierte que cuando existe una estrategia, como la que hay en estos momentos en Venezuela frente al gobierno, que es la de las abstenciones y del aislamientos para provocar cambios, se sanciona a Maduro desde Estados Unidos y desde Europa o de otros países, agregando que cuando se sanciona a un gobierno es porque se cree que no es legítimo, porque está cometiendo abusos contra la población, porque no cumple con los derechos humanos, políticos, económicos, porque debilita la democracia o esta está vinculado a actos de terrorismo o narcotráfico o violación de derechos humanos, cualquiera de las anteriores o todas combinadas, constituyen la justificación por las cuales en la comunidad internacional se plantean las sanciones.

Ratifica que el 76% de la población quiere un cambio de gobierno, la mayoría de la población es opositora; sin embargo, el 74% de la población rechaza las sanciones petroleras; 79,74% de la población cree hay que rescatar de inmediato el acuerdo para la importación de diésel de terceros países, prácticamente para garantizar el abastecimiento o más del 70% de la población piensa que las sanciones financieras o petroleras, han empeorado su vida y son ineficaces porque no han podido provocar el cambio político, no tienen confianza en que las sanciones puedan provocar un cambio, simplemente las sanciones tienen dos años y la pregunta es ¿a quién han afectado más?. 

Asegura que existe conciencia en el país, que las sanciones no son las responsables de que no haya electricidad, agua potable, gas domésticos, diésel o gasolina es un gobierno que tiene un modelo primitivo que hostilizó a la empresa privada, mató las inversiones, desinvirtió en el sector petrolero, hubo grandes proyectos de corrupción en el sector eléctrico, que impidieron que con toda esa plata pudiéramos haber mantenido nuestro sistema de distribución eléctrica, admitiendo que esto es obvio para todos los venezolanos, según lo dicho por Luis Vicente León en el Circuito Éxito.

Panorama