EE.UU. vuelve a aceptar a solicitantes de asilo en su territorio

EE.UU. vuelve a aceptar a solicitantes de asilo en su territorio

19 febrero, 2021 0 Por Editor

La administración Biden, este viernes, empezó a desmantelar una de las políticas de inmigración más duras y controversiales de la era Trump: los protocolos de protección de migrantes o MPP. De hecho, esto permitirá ya que un limitado número de solicitantes de asilo accedan a Estados Unidos, donde sus casos serán escuchados en las cortes, sin tener que esperar, forzosamente, en México, en condiciones que demostraron ser, muchas veces, peligrosas o deplorables.
 
El primer puerto de entrada que abrió fue San Ysidro, en California, mientras otros seguirán en las sucesivas semanas.
 
La política del Gobierno es proteger nuestra seguridad nacional y fronteriza, responder a los desafíos humanitarios en la frontera entre los Estados Unidos y México y asegurar la salud y la seguridad pública.
 
Bajo estrictas medidas de seguridad sanitarias, debidas a la pandemia, la administración estima procesar las solicitudes de 25 mil personas que aún tienen casos de MPP, activos, de los 65 mil a quiénes se negó entrada a Estados Unidos. El proceso será lento, dicen las autoridades, desincentivan la venida de nuevos inmigrantes y advierte que, quien se presente sin tener un expediente ya abierto, será expulsado.
 
Entre tanto, después de cuatro años de la gestión inmigratoria del expresidente Trump, la administración Biden anunció, el jueves, nuevas pautas que se espera limiten drásticamente los arrestos y deportaciones realizadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, ICE.
 
Tae Johnson, Director Interino de ICE: “Como todas las agencias de aplicación de la ley a nivel local, estatal y federal, debemos priorizar nuestros esfuerzos para lograr el mayor impacto de seguridad y protección”.
 
La nueva guía dirige a los agentes y funcionarios de ICE a centrarse en los no ciudadanos que recientemente hayan cruzado la frontera ilegalmente o que se consideren amenazas a la seguridad nacional o la seguridad pública, para decidir a quién detener, arrestar y deportar.