740 integrantes del Tren de Aragua se aliaron con la organización criminal más grande de Brasil

740 integrantes del Tren de Aragua se aliaron con la organización criminal más grande de Brasil

10 febrero, 2021 Desactivado Por

El grupo criminal brasileño Primer Comando de la Capital (PCC) permitió que al menos 740 integrantes del Tren de Aragua se unieran a sus filas durante los últimos meses, denunció la Ficalía de Brasil, según El País.

“La cooperación extranjera no es nada nuevo: algunos paraguayos e incluso italianos, por ejemplo, tienen conexiones con el PCC. Pero el bautizo de los venezolanos del Tren de Aragua muestra un fortalecimiento de los lazos entre el crimen organizado de ambos países”, señaló.

Durante una pesquisa realizada en la Penitenciaría Agrícola de Monte Cristo en el estado fronterizo de Roraima, los oficiales encontraron una nota escrita a mano donde dice que el venezolano Argenis Rafael Barrios López ha asistido a dos universidades: Puente Ayala y PAMC.

Sin embargo, el hombre de 30 años no tiene estudios superiores, pero si conoce bien el mundo delictivo.

«Puente Ayala es el apodo de la prisión José Antonio Anzoátegui de la ciudad de Barcelona, una de las más violentas de Venezuela. Y el PAMC es la Penitenciaría Agrícola de Monte Cristo, en el Estado fronterizo de Roraima, que en los últimos años ha sido escenario de 2 grandes masacres que conmocionaron al país. En estas 2 cárceles, Barrios López obtuvo certificados de criminalidad que atrajeron la atención del grupo criminal brasileño PCC.

Ahora, López es uno de los 19 venezolanos denunciados por la Fiscalía del Estado de Roraima acusados de formar parte de la facción. Lo que más llamó la atención de las autoridades fue que todos eran “miembros bautizados” por el PCC, no solamente colaboradores.

Cristian Alexis Graterol Cabello es uno de los denunciados por Brasil y aseveró que al menos 740 venezolanos se han unido a la CPC.

El Tren de Aragua es uno de los grupos delictivos más grandes del país, miles de sus integrantes se dedican a la extorsión, los secuestros, los homicidios, el robo de vehículos y el tráfico de drogas y armas.

Los documentos incautados por la intervención federal en el PAMC también señalan que el acusado formaba parte del área de “comunicación y relaciones de Estados y Países”, departamento del PCC encargado de coordinar la venta de drogas al por menor, un puesto muy importante dentro de la jerarquía del grupo.

– ¿Qué despertó el interés del PCC por estos venezolanos?

– Es difícil de decir. Lo que se sabe es que son personas que ya han tenido una experiencia en la delincuencia. Creo que el hecho de que hayan pasado por las cárceles venezolanas ha llamado la atención del PCC. Además, la facción tiene interés en las armas de gran calibre que pueden adquirirse fácilmente en el país vecino, que también recibe droga de Colombia”, dice Carlos Alberto Melotto, fiscal especializado en delitos de narcotráfico, organizaciones criminales y lavado de dinero, que presentó la denuncia contra los 19 venezolanos.

Un posible efecto del acercamiento entre el PCC y los grupos criminales del país vecino, según Melotto, sería el aumento de las incautaciones de fusiles y otras armas pesadas en Roraima el año pasado. “Sabemos que Venezuela es un país muy corrupto con una frontera seca prácticamente abierta”.

Pero el Tren de Aragua no solo está en Brasil. En enero de 2018, al menos 5 integrantes de «Los Malditos del Tren de Aragua» fueron capturados por la policía peruana en Lima. Edinson Agustín Barreda (alias ‘Catire’), Dosnei Alcántara, José Zorrilla, Víctor Rivero y Manuel Ruiz Balbuena, están presos tras un intento de asalto a un banco.

Además, el 18 de diciembre de 2020, autoridades de la Seccional de Investigación Criminal de la Policía Metropolitana de Cúcuta, Colombia, capturaron a Freddy González, supuesto cabecilla de la banda criminal Tren de Aragua. Los cuerpos de seguridad estuvieron tras la pista de González durante ocho meses de investigación, la fiscalía había emitido orden de captura contra el convicto por los delitos de «concierto para delinquir, homicidio agravado y porte ilegal de armas».