Trujillanos hacen milagros para poder alimentarse ¡Burla! Pensionados trujillanos cobraron lo…

Trujillanos hacen milagros para poder alimentarse ¡Burla! Pensionados trujillanos cobraron lo…

23 enero, 2021 Desactivado Por

Cada día se vuelve más cuesta arriba llenar las despensas de la cocina y la nevera de alimentos para los trujillanos. Con los precios de los productos ajustados al dólar – que sube a diario – los trujillanos deben buscar la manera de poner en la mesa los tres, en ocasiones solo dos, platos de comida. Esto lo logran “rindiendo la comida” como lo afirma la señora Carmen, quien con su esposo,dos hijos y dos nietos luchan diariamente para que el dinero que entra en el hogar les alcance “para por lo menos 15 días”. 

Aunque una familia trujillana cuente con dos o tres sueldos no logran costear la canasta alimentaria que para el mes de diciembre de 2020 se ubicó en 323.523.329,93 bolívares, al aumentar Bs.76.233.986,07 o 30,8% respecto al mes de noviembre. Por lo tanto, los ciudadanos con el sueldo mínimo más los que les puede entrar de dinero extra ya sea por trabajos adicionales o lo por la cantidad de dinero que familiares en el exterior les envía, solo compran lo necesario o lo que les alcance.

Otra de las opciones de las familias trujillanas para el sustento alimenticio es la bolsa o la caja que distribuye el gobierno nacional a través del Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap). No obstante, esta bolsa de comida dejó de llegar con regularidad desde hace tiempo atrás.

Hace dos días exactamente, en varios municipios del estado comenzaron a cobrar la bolsa correspondiente al mes de enero a un costo de 1.735.000 bolívares, pero el precio varía de acuerdo al Consejo Comunal, según testimonios de algunos ciudadanos. 

“La comida que trae la bolsa dura depende de lo que traiga, a veces solo trae dos harinas, es decir ni para una semana”, comentó Carmen. 

Insuficiente

Nos contaba la señora Carmen, habitante del sector Campo Alegre del municipio San Rafael de Carvajal que su hija trabaja de enfermera en el Hospital Central de Valera quien tiene dos niños pequeños y solo cuenta con el salario mínimo de un millón 200 mil bolívares, su hijo mayor quien labora desde su casa con la venta de golosinas y otros productos y su esposo que solo cuenta con la pensión. A pesar que esta familia dispone de cuatro sueldos es insuficiente para cubrir todas las necesidades básicas.  

“Una harina cuesta un millón 500 mil y en mi casa necesitamos un paquete diariamente más el queso que cuesta cinco millones el kilo, es imposible comprar todos los alimentos que se necesita”, expresó Carmen. 

En ese sentido, los trujillanos día tras día deben buscar la manera de poder llevar el sustento a sus hogares, lo cual se vuelve aún más complicado con los demás problemas sociales existentes en la región como la escasez de gas doméstico.

“No tengo gas desde hace más de seis meses, mi hijo compró una cocina eléctrica y se dañó con un bajón de luz, estamos cocinando a leña”, manifestó la señora Carmen quien fue obrera en una escuela. 

Solo comida 

La crisis económica y social que vive el país ha provocado, por otro lado, que los ciudadanos puedan o solo se preocupen por comprar los alimentos. Los demás gastos y necesidades como la vestimenta o el calzado pasan a segundo plano puesto que, simplemente “no alcanza”. 

“Si no nos alcanza para comprar un kilo de carne mucho menos para un par de zapatos”, contó la misma señora que este viernes salió a comprar varios productos al abasto ubicado cerca de su residencia y solo regresó con una harina y un arroz “no me alcanzó para nada más”. 

Así como la familia de Carmen, todos los trujillanos de alguna u otra manera padecen de los mismos problemas, de la misma situación que diariamente se agrava más. 

“Es lamentable lo que estamos viviendo los venezolanos, pero debemos continuar luchando para sobrevivir en un país sumergido en una terrible crisis”, finalizó Carmen. 

 

Panorama