Opinión: La chuleta y la corbata

Opinión: La chuleta y la corbata

19 enero, 2021 Desactivado Por Editor

Por: José Gregorio López Martínez

Inconscientemente la sociedad ha creado un prototipo, un perfil de la persona que lleva adelante un camino político, inicialmente debe ser una persona de buen verbo, bien vestido y con cierto reconocimiento social, que tenga la capacidad de convencer, manejar escenarios y valentía para asumir posturas.

Sin embargo, muchos de ellos escasos de ideología y raíces partidistas, pero con conocimiento de problemas sociales y políticos actuales ¿Cómo podemos emprender o llevar algo adelante sino tenemos nuestros orígenes claros?

Es donde entra en juego la chuleta; con la chuleta podemos afirmar y engañar a la sociedad de nuestro equívoco pensamiento, nos engañamos nosotros mismos de que sabemos y después engañamos a los demas; eso lo complementamos con la corbata, que no es más que la presencia pulcra y presentable, es la imagen que todos quieren ver, con la que persuadimos y damos seguridad de que todo es cierto.

De esa manera empezamos aquel camino, atrayendo a las personas no por un proyecto fundamentado, sustanciado, si no por la mentira, emoción, aprovechamiento, simpatía, dinero y todo aquello que nos pueda acompañar. Es mas fácil pararse en un escenario y decir cuatro mentiras para quedar bien con los presentes, que pararse y decir una verdad que no le agrade a nadie, pero este fue el prototipo que creamos, ese es el modelo que nos gusta.

Esta chuleta y esta corbata ha propagado la existencia de partidos políticos por un centenar, que no tiene rumbo ni camino; mientras más partidos políticos haya no significa que hay mas democracia, sino más ignorancia, porque es el reflejo de que no existe un criterio estable de lo que le conviene a una sociedad. Esto podríamos evidenciarlo en otros países.

Culmino con la plena certeza y convicción de que en algún momento el uso de la chuleta y la corbata cesará y nuestro pensamiento empezará a crecer hacia la evolución.