Irlanda revelará escándalo de muertes de bebés en hogares gestionados por la Iglesia

Irlanda revelará escándalo de muertes de bebés en hogares gestionados por la Iglesia

12 enero, 2021 0 Por

Antiguo centro católico de acogida para madres solteras en la localidad irlandesa de Tuam ocultaba una fosa con “un gran número” de esqueletos de bebés y niños.

Una investigación irlandesa sobre las alarmantes tasas de muerte entre los recién nacidos en hogares para madres solteras administrados por la Iglesia católica entregará su informe final el martes, dejando al descubierto uno nuevo capítulo oscuro y abriendo el camino a demandas de compensación estatal.

La reputación de la Iglesia en Irlanda se ha visto sacudida por una serie de escándalos sobre sacerdotes pedófilos, abusos en asilos para pobres y adopciones forzadas de bebés, entre otros. El Papa Francisco pidió perdón por los escándalos en 2018, durante la primera visita de un pontífice al país en casi cuatro décadas.

Los restos de 802 niños, desde recién nacidos hasta niños de tres años, fueron enterrados entre 1925 y 1961 en solo uno de los llamados Hogares para Madres y Bebés, según un informe provisional de 2017.

El entonces primer ministro, Enda Kenny, describió el lugar del enterramiento en Tuam, en el condado occidental de Galway, como una “cámara de los horrores”.

La investigación se inició hace seis años, tras el descubrimiento de evidencias de una fosa común sin marcar en Tuam por parte de la historiadora local aficionada Catherine Corless, quien dijo estar obsesionada por sus recuerdos de la infancia de los niños delgados del hogar.

Los familiares alegan que los bebés fueron maltratados porque nacieron de madres solteras que, al igual que sus hijos, fueron considerados una mancha en la imagen de Irlanda como una nación católica devota.

Los registros gubernamentales muestran que la tasa de mortalidad de los niños en estos hogares -donde decenas de miles de mujeres, incluidas las víctimas de violación, fueron enviadas a dar a luz- era a menudo más de cinco veces mayor que la de los nacidos de padres casados.

“Mi corazón se rompe por cada sobreviviente”, dijo Anna Corrigan, cuyos dos hermanos, John y William Dolan, murieron en el hogar de Tuam. “Esperamos, como siempre, verdad, justicia, rendición de cuentas que resulte en procesamientos en caso de que surjan y restitución para los sobrevivientes”, dijo a Reuters el martes antes de la publicación del informe.

Reuters