Trabajador de Sitssa: A las 3:00 am comienzan las colas en el Terminal de Oriente solo para 30 pasajes

Trabajador de Sitssa: A las 3:00 am comienzan las colas en el Terminal de Oriente solo para 30 pasajes

23 diciembre, 2020 Desactivado Por

Los precios de los pasajes que ofrece el Sistema Integral de Transporte Superficial (Sitssa), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Transporte, van de 3.520.000 bolívares para Puerto La Cruz a Bs. 10.090.000 para Puerto Ordaz. La cola en el Terminal de Oriente la comienzan a hacer a las 3:00 am y solo venden 30 pasajes, lo equivalente al número de puestos que pueden llenar del autobús, reveló uno de los empleados de Sitssa en exclusiva a Crónica Uno.

El ambiente en los terminales de Caracas, tenso y a reventar de personas que quieren compartir con sus familiares en Navidad, no se repitió en este año que se vive con pandemia. Algunos por miedo a viajar y no poder regresar a sus ciudades de origen en enero por posibles medidas de cuarentena, otros porque no tienen cómo pagar un pasaje en dólares. Lo que sí se mantiene es la eterna espera y la cola de madrugada para un pasaje en bolívares.

Jesús Aguilar tardó 12 horas en llegar a Caracas. Venía de Maturín y en cada uno de los puntos de control por el que pasaban los paraban, mandaban a bajar a todo el autobús y en algunos casos hasta les pedían que abrieran los bolsos. Fue un viaje eterno que, en promedio, no tenía que tardar más de siete horas. “Los guardias decían que estaban robando mucho en la vía”, relató con tono de desconfianza.

Al entrar al Terminal Antonio José de Sucre, mejor conocido como el Terminal de Oriente, da la impresión de que estuvieran trabajando a media máquina. No hay colas, algunas líneas están cerradas y las listas de ventas de los trabajadores no superan los ocho boletos. Pero, en las escaleras se ve que todavía hay personas que necesitan viajar con precios más económicos, así eso signifique pasar toda una noche en el terminal.

Haga click aquí para leer la nota completa en Crónica Uno