Navalni se hace pasar por alto asesor y logra que agente de la FSB confiese envenenamiento

Navalni se hace pasar por alto asesor y logra que agente de la FSB confiese envenenamiento

21 diciembre, 2020 Desactivado Por

Lástima que John Le Carré murió pues el último episodio del envenenamiento del líder opositor ruso Alexei Navalni le hubiera dado para una nueva novela de espías.

Konstantin Kudryavtsev, funcionario de Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en inglés) que formó parte del equipo que envenenó a Navalni, confesó sin quererlo detalles de la operación durante una conversación telefónica con el propio líder opositor.

¿Cómo ocurrió? Navalni se hizo pasar por un asesor que preparaba un informe «urgente» sobre el fracaso de la operación, para ser discutido con oficiales al más alto nivel. Navalni logró confundir al operativo al hacerle creer que la llamada provenía del interior de la sede dela FSB en Móscú.

Nalvany ha sido catalogado como una «espina clavada en el costado de Vladimir Putin» pues ha expuesto diversos casos de corrupción de la cúpula rusa y ha sido un fuerte activista opositor del mandatario ruso, reseñó CNN.

Toda esta parte de la historia comenzó la semana pasada cuando CNN y el sitio de investigación online Bellingcat revelaron los nombres del equipo de la FSB que siguió a Navalni por meses, entre 10 y 60, todos expertos en toxinas.

Durante el fin de semana, el presidente Vladimir Putin negó el envenenamiento pero confirmó que Navalni era seguido por la FSB por ser «agente de los estadounidenses». Y remató así: Si lo hubiésemos querido muerto, «ya lo hubieran hecho».

¿Qué dijo Kudryavtsev?

Después de dejar de dudar de quién estaba del otro lado del teléfono, Kudryavtsev reveló que el agente tóxico Novichok fue colocado en varias piezas de la ropa interior del opositor; expertos declararon a CNN, que este agente tóxico, cuando se suministra de forma granulada, la piel lo absorbe rápidamente una vez que la víctima comienza a sudar.

También reveló que fue colocada mientras Navalni se encontraba fuera de su habitación de hotel donde se alojaba. Tras partir del hotel y tomar un vuelo de regreso a Moscú, Navalni comenzó a sentirse mal pero, afortunadamente, el piloto del avión decidió aterrizar en la ciudad más cercana, Omsk, donde fue atendido de emergencia antes de ser enviado a Alemania.

Toxicólogos expertos declararon que de no ser por la maniobra de emergencia del capitán, Navalni pudiera haber muerto.

Cuando fue preguntado por la cantidad del agente tóxico colocado, Kudryavtsev confirmó que a Navalni le pusieron un «poquito más»del agente tóxico. También dijo que él fue el responsable de que le quitaran las maletas a Navalni al aterrizar en Omsk, para eliminar trazas de la toxina.

El gobierno de Putin no ha respondido a esta última denuncia. El fin de semana Putin restó importancia al informe de CNN/Bellingcat y otros funcionarios dijeron que el informe era «cómico de leer» y parte de la «guerra mediática» contra Rusia.