DDHH olvidados | Al Capitán América lo asesinaron de un disparo en el abdomen

DDHH olvidados | Al Capitán América lo asesinaron de un disparo en el abdomen

20 noviembre, 2020 0 Por
Adrián Duque, joven de 24 años, falleció en 2017 durante una manifestación en el estado Zulia en 2017. Fue impactado por una metra en la región abdominal, testigos señalan como supuestos responsables a funcionarios de la GNB.
Durante las protestas de 2017, un registro llevado por Runrun.es contabilizó 158 muertos.

@ValeriaPedicini

A Adrián Duque le decían “Capitán América”.  Así lo apodaron sus allegados porque siempre acostumbraba a llevar un escudo con los colores azul, rojo y blanco que identifican al superhéroe de Marvel. 

Llevaba ese mismo escudo el día que murió. 

La noche del miércoles 24 de mayo de 2017, Adrián estaba manifestando en los alrededores de Tostadas El Matapalo, frente al conjunto residencial Torres El Saladillo, en el casco central de Maracaibo. Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se acercaron hasta el lugar para reprimir la protesta en la zona.  

Todo sucedió en cuestión de segundos. Se produjo un enfrentamiento entre ambos grupos y los efectivos acorralaron a los manifestantes. Nada pudo hacer el escudo que usaba para protegerse: Adrián fue impactado por una metra en la región abdominal izquierda. 

El joven de 24 años fue trasladado alrededor de las 8:30 de la noche hasta el Hospital Chiquinquirá. Pero nada pudieron hacer los médicos que lo atendieron porque llegó al centro de salud sin signos vitales. 

Se conoció que funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) acudieron al sitio para recolectar evidencias y determinar las responsabilidades penales. Asimismo, el Ministerio Público comisionó al fiscal 4 del estado Zulia, Israel Vargas, para dirigir la investigación sobre la muerte de Adrián Duque. 

Según información suministrada por el  mayor general Tito Urbano Meleán, jefe de la  Región Estratégica de Defensa Integral (Redi) del estado Zulia, Adrián Duque habría muerto el impacto de una metra disparada con un chopo, arma de fabricación casera. Gervasio Vera, jefe del Cicpc-Zulia para la fecha, explicó que al realizar la autopsia se logró sustraer una esfera de vidrio.

Sin embargo, personas que se encontraban en el lugar señalaron como supuestos responsables a funcionarios de la GNB que dispersaron la manifestación y reprimían a los jóvenes que protestaban. “Adrián se estaba protegiendo con un escudo y durante un descuido volteó y recibió el impacto en la parte izquierda del abdomen. Cayó de una vez”, dijo una testigo, según registró la Comisión para los Derechos Humanos del estado Zulia (Codhez). 

Un registro llevado por Runrun.es contabilizó 158 muertos en el contexto de protestas de 2017. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) también documentó la existencia de violaciones generalizadas de los derechos humanos. Constató que las fuerzas de seguridad utilizaron de forma sistemática fuerza excesiva para frenar las protestas. Asimismo, según el Acnudh, los agentes de seguridad son responsables de al menos 46 de las muertes, de las 124 investigadas por el Ministerio Público.

Basado en los tipos de lesiones de los manifestantes, la Acnudh determinó que el uso de la fuerza aumentó progresivamente: el abril, personal médico mostró que los afectados fueron tratados por intoxicación por gases lacrimógenos; en mayo, las heridas fueron por impacto de perdigones, metras o tuercas; en julio comenzaron a tratar heridas de bala. 

En un reporte publicado por el Foro Penal Venezolano en mayo de 2017, registraron que durante ese mes muchas personas presentaron heridas causadas por perdigones, balas u otros objetos como metras, cristales, trozos de metales que fueron disparados por efectivos militares, policiales o grupos paramilitares. 

“Existen heridos y evidencias del uso de esferas metálicas o de vidrio, presuntamente disparadas por efectivos de los cuerpos de seguridad del Estado. Dichas esferas son introducidas dentro de los cartuchos de perdigones usados contra manifestantes. Ha sido denunciado y se han encontrado en los sitios de las manifestaciones, cartuchos previamente fabricados donde se introducen esferas metálicas o de vidrio en combinación con los perdigones de plástico”, reza el informe. 

Han transcurrido tres años de la muerte de Adrián Duque y no se han determinado a los responsables. Sus padres Henry Duque y Yumaira Bravo dicen no guardar rencor, pero aseguran que se mantienen en pie de lucha para exigir justicia, prisión para el autor material y para los implicados indirectos en el asesinato de su hijo. “No nos pueden devolver a nuestro hijo, pero que metan presa a la persona que lo mató. Fue una persona a quien asesinaron, no un animal, merece justicia”. 

La familia Duque Bravo ha perdido la cuenta de todas las veces que han denunciado la deficiente actuación desempeñada por la Fiscalía de Derechos Fundamentales del Ministerio Público. “Todo está paralizado, no hay avances. Últimamente no hemos podido movilizarnos por la falta de gasolina que nos afecta a todos”, manifestó Yumaira Bravo a la organización Justicia, Encuentro y Perdón.              

De acuerdo con el más reciente informe de la ONG Justicia, Encuentro y Perdón, las altas cifras de impunidad en el caso de las ejecuciones extrajudiciales ocurridas durante las manifestaciones y las violaciones de las garantías del debido proceso en las causas de los presos políticos se han convertido en la máxima de los procesos judiciales en Venezuela. “De un total de 332 asesinatos documentados, existe un alarmante índice de impunidad de 97% que data desde el año 2014, lo que representa un patrón perverso que ampara a los responsables de delitos contra los derechos humanos, que revictimiza a las víctimas y niega sus esperanzas de justicia y reparación integral”. 

“Nuestra familia enfrenta un acto de impunidad, queremos justicia, que paguen los culpables, pero ante tanta impunidad solo espero la justicia de Dios”, expresó Yuraima Bravo en referencia al frágil proceso judicial que ha tenido lugar tras la muerte de su hijo. 

Adrián era amante del fútbol y poco antes de morir había egresado de la Universidad José Gregorio Hernández como contador público. El joven era el único hijo varón de la familia Duque Bravo. “Visitamos cada mes su tumba, no nos olvidamos de él. Una persona muere de verdad cuando se olvida, y nosotros no nos olvidamos de él”, expresó su padre.

N de R: El caso  es extraído de las crónicas reseñadas por en el portal de Encuentro, Justicia y Perdón