Súmate: Uso de recursos del estado y proselitismo caracterizaron los simulacros chavistas

Súmate: Uso de recursos del estado y proselitismo caracterizaron los simulacros chavistas

18 noviembre, 2020 Desactivado Por

Foto: @juanperazaphoto / lapatilla.com

Súmate afirma que en los dos Simulacros de votación organizados por el directorio del Consejo Nacional Electoral (CNE) para probar el funcionamiento de todos los protocolos y componentes que deben activarse para el cuestionado proceso electoral del 6 de diciembre, realizados el 25 de octubre y el 15 de noviembre, respectivamente; observó numerosas irregularidades cometidas por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), con el fin de lograr la movilización de sus militantes y coaccionar a beneficiarios de misiones sociales del Estado para que participaran en esta actividad.

La ONG resalta entre las irregularidades que se presentaron en ambos Simulacros de votación realizados en 381 Centros de Votación, 55 de ellos pilotos; el uso de los recursos y bienes del patrimonio público, la entrega de las bolsas de alimentos CLAP y la aplicación de mecanismos de control social como el “carnet de la patria”, como también la implicación directa en la campaña de altos funcionarios públicos como gobernadores, alcaldes y personal directivo de empresas y organismos del Estado; lo cual está prohibido por los artículos 145 de la Constitución de la República; 7, 13, 18, 56 y 70 de la Ley Contra La Corrupción; 75 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPRE) 221 y 257 del Reglamento General de la LOPRE.

Agrega que la inacción del CNE como Poder Electoral en el primer Simulacro del 25 de octubre, al no abrir averiguaciones administrativas ni haber aplicado sanciones a los actores políticos y funcionarios públicos que transgredieron lo establecido en la normativa electoral sobre campaña y propaganda electoral, para lo cual está facultado por el artículo 85 de la LOPRE; condujo que los abusos se incrementarán, tal como sucedió, en el segundo Simulacro del 15 de noviembre.

En la observación de ambos Simulacros, la Asociación Civil contó con el apoyo de un grupo de 958 voluntarios que se desplegó e hizo presente para el primer Simulacro del 25 de octubre en la totalidad de los 55 Centros de Votación Pilotos y en 297 de los 376 Centros No Pilotos habilitados por el CNE con esta finalidad; mientras que para el segundo Simulacro del 15 de noviembre logró observar de nuevo los 55 Centros Pilotos y 226 de los Centros No Pilotos.

1.- En el primer Simulacro de votación del 25 de octubre, los resultados de la observación fueron los siguientes:

– En el 51,14% de los Centros de Votación habilitados se constató el uso de recursos del patrimonio público en los ámbitos nacional, regional y/o municipal para la movilización de ciudadanos. Incluso hubo reportes específicos de que en cuatro centros de votación se evidenció el uso de recursos asociados a la Fuerza Armada Nacional para la movilización de ciudadanos.

– El PSUV probó la efectividad del mecanismo de control “Puntos Rojos”, que estuvieron en el 80,7% de los Centros Pilotos y en el 77,3% de los Centros No Pilotos

– El PSUV probó la efectividad del mecanismo de control social “carnet de la patria”, que fue solicitado en el 52,2% de los Centros Pilotos y el 54,7% de los Centros No Pilotos.

– Hubo campaña electoral en el 82,5% de los Centros Pilotos y en el 73,6% de los Centros No Pilotos, lo cual estaba prohibido expresamente por el artículo 75 numeral 1 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales, ya que ocurrió fuera de lapso establecido por el CNE.

– Los funcionarios electorales no usaron correctamente el tapabocas como medida de protección ante la pandemia del COVID-19 en el 29,4% de los Centros Pilotos y en el 28,3% de los Centros No Pilotos.

– No se cumplió con el distanciamiento físico como medida de prevención a los contagios por COVID-19 en el 74.1% de los Centros Pilotos y en el 67,2% de los Centros No Pilotos.

– Mucha gente con indumentaria roja en los centros de votación, dio una percepción de actividad proselitista del PSUV más que de Simulacro Electoral, cuando la normativa electoral exige al CNE prohibir la participación de ciudadanos ataviados con indumentaria alusiva a las organizaciones políticas.

– No se reportaron actividades significativas de las fuerzas de los partidos que se llaman “de oposición” en ninguno de los centros observados.

– Se identificó una tendencia no observada en eventos anteriores del uso de los llamados “Jefes de Calle” (encargados de la distribución del CLAP), para coordinar la movilización selectiva de ciudadanos hacia el Simulacro, utilizando “cuotas” asignadas por el PSUV, en lo que pudiera ser considerado un acto de coacción e intimidación asociado a la suspensión de los beneficios CLAP.

2.- En el segundo Simulacro de votación del 15 de noviembre, los resultados de la observación fueron los siguientes:
El PSUV volvió a utilizar los bienes y recursos del Estado para la movilización de militantes y beneficiarios de misiones en el 87,6% de los Centros de Votación Pilotos y en el 81,7% de los Centros No Pilotos.

– El PSUV probó la efectividad de los “Puntos Rojos” en el 84,2% de los Centros de Votación Pilotos y en el 83% de los Centros No Pilotos

– El PSUV probó la efectividad del mecanismo de control social “carnet de la patria”, ya que fue solicitado en el 57,1% de los Centros Pilotos y 55,2% de Centros No Pilotos

– Hubo ofrecimiento de cajas CLAP a electores para que participaran en esta actividad en el 37,9% de los Centros de Votación Pilotos y en el 35,1% de los Centros No Pilotos

– Hubo propaganda electoral y proselitismo en el 84,2% de los Centros de Votación Pilotos y en el 80,7% de los Centros No Pilotos

– Otros partidos diferentes al PSUV también realizaron actividades políticas en el 31,6% de los Centros de Votación Pilotos y en el 28,4% de los Centros No Pilotos.

– Los funcionarios electorales no usaron correctamente el tapabocas como medida de protección ante el COVID-19 en el 26,6% de los Centros Pilotos y en el 30,7% de los Centros No Pilotos.

– No se cumplió con la medida de distanciamiento físico como prevención a los contagios por COVID-19 en el 67,8% de los Centros Pilotos y en el 74,5% de los Centros No Pilotos.

El análisis comparativo realizado por Súmate entre el primero y el segundo Simulacro evidencia además que se incrementó:

La presencia de Puntos Rojos en 5,36%, al cotejar los resultados porcentuales totales en los Centros de Votación habilitados, pilotos y no pilotos, en el primero y segundo Simulacro.

– El mecanismo de control gubernamental “Carnet de la Patria” en 1,6% más, al contrastar los resultados totales del primero y segundo Simulacro en el total de los centros de votación habilitados.

– Aumentó la difusión de propaganda electoral en 6,20%.

– Se evidenció como otros grupos se sumaron al PSUV en la ejecución de irregularidades en 29,4% de los centros.

– Adicionalmente, se observó un significativo incremento de 32,4% en los centros de votación donde se pudo verificar movilización de electores utilizando bienes y recursos del estado.

Lo que reportó la ONG, como denuncias significativas en el primer Simulacro que sugirieron la presencia de una tendencia asociada con la presencia de jefes de calle (encargados de la distribución del CLAP) en labores de movilización de votantes vinculada a la entrega de bolsas de alimentos, pudo constatarse y medirse de forma sistemática en el segundo Simulacro, evidenciándose el uso del CLAP con fines electorales en 1 de cada 3 centros de votación. Súmate, resalta que también pudo evidenciar un deterioro entre el primer y el segundo Simulacro de las medidas de bioseguridad que deben implementarse para evitar los contagios por COVID-19, ya que observó un incremento del número de centros donde no se hizo uso correcto del tapabocas y un relajamiento de las medidas de distanciamiento en 3,6% de los centros de votación.

Para Súmate el CNE debió cumplir con un solo Simulacro de Votación, tal como está previsto en la actividad 57 del cronograma de la elección del 6D, que inicialmente lo fijó para el 5 de octubre y que postergó en dos oportunidades, primero para el domingo 18 y, por último, para el 25 de ese mes, fecha en la cual lo llevó a cabo. Sin embargo, en toda la historia de las elecciones con votaciones automatizadas, esta fue la primera vez que el organismo electoral decide realizar un segundo Simulacro de votación, el cual llevó a cabo el pasado domingo 15 de noviembre. Considera que este hecho llama la atención, porque al parecer no había motivo para repetirlo, si se toma como cierta la declaración dada un día después de la primera simulación de votación, el 26 de octubre, por la presidente del directorio del CNE en la que afirmó, según Q’ Pasa en Venezuela publicada en su portal web, que “Los resultados han superado con creces las expectativas que nos habíamos propuesto (…) con la participación del 100 por ciento del personal técnico, operativo y una efectividad en el proceso de 100 por ciento, instalándose la totalidad de las mesas electorales previstas.”

Además, la Asociación Civil resalta que en los dos Simulacros de votación realizados recientemente, el CNE redujo considerablemente la infraestructura habilitada de los centros y mesas de votación, comparada con la desplegada para los Simulacros del 22 de agosto de 2010 y 18 de octubre de 2015, ambos previos a elecciones parlamentarias. Como datos proporciona que para la elección parlamentaria de 2010 el CNE habilitó 52 Centros Pilotos y 2.924 Centros No Pilotos; y para la elección parlamentaria de 2015, habilitó 55 Centros Pilotos y 749 Centros No Pilotos, comprimiendo así las opciones de participación ciudadana en 87,2% respecto a 2010 y en 52,6% respecto a 2015, en una clara tendencia de deterioro de las condiciones electorales que se viene evidenciando en diversas etapas del proceso desde su convocatoria.

Por último, Súmate reitera su alerta de que por las irregularidades observadas en ambos Simulacros de votación de este año 2020, el día de la cuestionada elección del 6D reinará y se impondrá el ventajismo electoral por parte del PSUV, que seguramente volverá a utilizar sin escrúpulos los bienes y recursos del patrimonio público para la movilización de electores y la coacción a beneficiarios de las misiones sociales, como también ejercerá con mayor eficiencia los mecanismos de control social y de intimidación, aunado a la compra de votos a través de entregas de cajas CLAP adquiridas por el Estado y bonificaciones extraordinarias.

Q’ Pasa en Venezuela