Lo bueno, lo malo y lo feo del panorama político en EEUU

Lo bueno, lo malo y lo feo del panorama político en EEUU

30 octubre, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

Por: Carolina Isava

La consultora política y profesora Paola Molina Noguera analizó el clima electoral de este país, que el 3 de noviembre pudiera tener una jornada más polarizada de lo normal por las pasiones que desatan el candidato a la reelección, Donald Trump, y su adversario, el demócrata Joe Biden

El panorama político de EEUU actualmente está sostenido por el impacto económico de la pandemia y el incremento de los casos de covid-19 tocando niveles récord en los últimos días, lo que ya ha generado sus consecuencias en la caída de los índices de Wall Street por las implicaciones que tiene sobre aerolíneas, hoteles, etc.

Aunque los estudios de opinión y encuestas dan como eventual ganador de la elección a Joe Biden, aún reina incertidumbre en el ambiente, por el precedente de la elección pasada donde la candidata demócrata igual mantenía ventaja sobre Trump, pero no ganó la elección, precisó la politóloga y consultora política Paola Molina Noguera, en exclusiva para
Qué pasa Venezuela.

La experta agregó que esta es una elección marcada por expectativas a corto plazo. Si bien los estadounidenses no esperan grandes cambios en su política, se juegan su futuro inmediato.

Con el voto anticipado que alcanza los 66 millones de votos emitidos, se está en medio de una participación que marca niveles récord, incluyendo a la comunidad latina donde también se estima que superará los niveles de participación.

CI: ¿Está realmente polarizada la votación en EEUU?
En términos de la intención de voto de cada opción estamos frente a un escenario similar al de la elección pasada, en estos momentos Biden supera a Trump por 8 puntos. La opción demócrata, sin embargo, no encarna una propuesta innovadora o que logra conquistar a los votantes, es más un apoyo natural de quienes están en desacuerdo con las políticas y el manejo del gobierno de Trump.

Aunque en este tercer trimestre la administración de Trump ha mostrado indicios de recuperación económica en el país, el tema económico y de salud pública han marcado las tendencias electorales, que antes de la pandemia no eran los principales temas de la elección y mantenían a Trump como el claro favorito a ganar la elección.

CI: ¿Qué le espera a EEUU si gana Joe Biden?
Sobre todo cambios a nivel del manejo de la política internacional como ya lo ha anunciado el propio candidato, apertura con Cuba y los cubanos, recalibración de la relación con Brasil-Bolsonaro, sobre todo en temas de cambio climático, un mayor acercamiento con los países de América Latina y un rediseño de la estrategia frente a Nicolás Maduro, también una política exterior basada en menos sanciones y más acercamientos. Con respecto a
México, los demócratas mostraron claras diferencias en cuanto a los temas laborales del T-MEC que puede abrir las puertas a promover algunos cambios o simplemente dejar que evolucione en los términos en que está planteado.

China seguirá siendo el principal rival y se mantendrá la guerra comercial con este país. Internamente, vendrá una nueva política para abordar la crisis del Covid, con un acento más sanitario que económico. Promotor de las energías limpias. Atención a los dreamers como una de sus grandes promesas de campaña y regresar a EEUU a la OMS.

CI:¿Qué le espera a EEUU si gana Donald Trump?
Un segundo período administrado por Trump no promete grandes cambios en sus políticas internas ni externas, sin embargo, ya veíamos pequeños cambios en su postura frente a la seguridad sanitaria, del descartar el uso del tapabocas a llamar a usarlo, porque en materia de salud la situación se le escapó al Gobierno de las manos por minimizarla al inicio y convertirse hoy en el país con más contagios y decesos en el mundo.

Mantiene el reto de paliar la situación económica frente a la pérdida de más de 5 millones de empleos derivados de la crisis del covid – 19, esto obliga a una mayor responsabilidad en lo sanitario para poder controlar la pandemia y sus efectos. Seguirá apostando por la independencia energética de EEUU y la producción interna de combustibles. En cuanto a su política exterior no vislumbro grandes cambios, más allá de decisiones unilaterales que inyecten mayor presión a países como Cuba, Venezuela.

Con respecto a México, mantendrá los acuerdos establecidos en el marco del T-MEC y su política de proteccionismo comercial. En el caso de China, no existe indicio que se instauren cambios en la relación que mantienen actualmente.

CI: ¿Cuál sería el destino político de Venezuela luego del 3-N? Ninguno de los dos candidatos pareciera estar dispuesto a sentarse en la mesa con Nicolás Maduro?
¿Habrá una radicalización en las acciones por parte de EEUU para presionar la salida de Maduro y el demandado cambio político?

La foto con Maduro no le conviene a ningún líder internacional, por lo tanto, ni para Biden ni Trump el foco estará puesto en un eventual encuentro con Nicolás Maduro. Ambos candidatos ofrecen apoyo a la crisis humanitaria, así como, ninguna duda en llamar dictador a Nicolás Maduro.
Biden señala como errada la política de Trump hacia Venezuela, considerándola como un tema que ha manejado con fines netamente electorales, y que no ha tenido ningún impacto relevante en buscar un cambio para los venezolanos. También, ha expuesto que es una situación que no puede limitarse a comunicados de la comunidad internacional y que se debe presionar para lograr elecciones libres y transparentes.

Descartan una política basada en sanciones, bloqueos, embargos y en decisiones unilaterales, en este contexto, no se abre el panorama a una posible radicalización en la política hacia Venezuela. Biden es un conocedor de América Latina, durante la administración Obama realizó 17 visitas a AL.

En el caso de Trump mantendrá su agenda internacional en los términos que ya ha manejado, donde se toman medidas unilaterales, la presión limitada a lo externo, sin implicaciones a lo interno. Sí representó un cambio radical frente a las omisiones particularmente del gobierno demócrata de Barack Obama, que muy poco volteó a ver la crisis venezolana y las implicaciones que tendría para el resto del continente por la mayor ola migratoria de la historia de América Latina.

Trump ha contado con dos aliados frente a la crisis venezolana como son Colombia y Brasil, dos países que no pudieran ser tan cercanos en la agenda internacional que plantea el candidato demócrata Joe Biden, concluyó Noguera.