La pandemia no detiene el contrabando en la frontera colombo-venezolana: Sin Fronteras Today

La pandemia no detiene el contrabando en la frontera colombo-venezolana: Sin Fronteras Today

23 octubre, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

Pese a la cuarentena decretada por la pandemia y a que la frontera con Colombia está cerrada, en esta zona sigue el contrabando de alimentos, de vehículos y de gasolina, reseñó un reporte de Sin Fronteras Today.

«Un efectivo nos observa mientras se lleva los documentos a una móvil verde que está a escasos metros de nosotros. Pero no estamos solos. Las ventas de comida se presentan como una feria. La noche es día y el día es día cuando las ventas son el único sustento económicamente asertivo. Nosotros, comemos sin la menor preocupación. Una hora se cumple de nuestra detención y un efectivo nos hace llegar un papel con una simplista nota argumentativa que va más allá de dame pal fresco. Es una cifra, ya sabe que somos compradores de algo, ya sabe que vamos a replicar cada hecho que suceda en nuestro recorrido en búsqueda de la comida y más, ya saben que serán presentados como delincuentes y aun así la cifra es de 30 mil COP», dijo Ana Cristina al periodista Carlos Ramírez para Sin Fronteras Today.

«La vimos con rapidez y bajo una amenaza tácita destruimos el papel. Nos miramos con asombro y pese a que ya tenemos presupuestado cada pago regateamos con un argumento válido para todo: Déjanos pal fresco, no somos millonarios. Ofrecemos 15 mil COP y la transacción se realiza sin ninguna medida de seguridad (para ellos) nos la piden frente a todos y la toman con una sonrisa de victoria que ofende e insulta».

La fuente aseveró que este comportamiento no es exclusivo de la GNB, lo efectivos del Cicpc, Sebin, Faes y cualquiera que se forje en una alcabala.

Destacó que en Táchira y San Antonio no existe el bolívar. «El cáncer de la devaluación llegó hasta el tuétano y hoy día los billetes del cono monetario no sirven para hacer los populares bolsos tejidos, sino que se botan en cestos de basura y se ven en las zanjas de aguas de lluvia. Ni los niños juegan con el papel moneda que en algunas ocasiones sirve de hoguera para quienes viven en las calles de esta ciudad fronteriza».

Pulse aquí para leer la nota completa en Sin Fronteras Today.