Venezuela y Colombia: una rivalidad entre hermanos

Venezuela y Colombia: una rivalidad entre hermanos

8 octubre, 2020 Desactivado Por Editor
La vinotinto no contará con Salomón Rondón y Josef Martínez

Los partidos entre Colombia y Venezuela siempre han tenido un atractivo especial. Conocido como el clásico de la frontera, desde sus primeras disputas se ha formado una férrea rivalidad entre cafeteros y vinotintos, siendo uno de esos juegos que siempre son más que solo fútbol gracias al nexo diplomático y la hermandad cultural de ambos equipos chocando sobre el terreno de juego.

Y es que Venezuela y Colombia son como esa dupla de hermanos que pelean, pero se necesitan. Contrario a lo que muchos creerían, fue la vinotinto la primera en ganar un encuentro entre ambas selecciones, cuando se impuso 2-1 en los IV Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1938. Más allá de las disputas territoriales y los nexos políticos, los partidos entre ambos combinados muchas veces terminaron decidiendo la suerte de los equipos en el ámbito futbolístico. Vale la pena echar una mirada al pasado y mirar a las eliminatorias a Sudáfrica 2010: en la ciudad de Puerto Ordaz, la selección que dirigía técnicamente César Farías se impuso 2-0 ante los de Eduardo Lara con dos fantásticas anotaciones de Nicolás Fedor y Juan Arango de tiro libre.

El primer gol de ese partido fue una joya de Ángelo Peña, combinado con el descuido de una zaga colombiana que permitió el ingreso de Fedor al área para poner el primero; mientras que el segundo fue de esos goles inatajables que solamente el ’18’ vinotinto podía hacer. Allí, Colombia se estancó en 14 puntos en la tabla de clasificación y Venezuela se le puso a apenas un punto (13) metiéndose en la pelea por los puestos mundialistas. Al final ninguno fue, pero Colombia quedó necesitando esos tres puntos que consideraban seguros en Cachamay para meterse en la justa.

De cara a Barranquilla

Colombia ha comenzado las eliminatorias sudamericanas en 16 oportunidades. De allí, 7 victorias, 7 empates y apenas dos derrotas. Además, en suelo colombiano Venezuela solo ha podido ganar una vez por partidos oficiales: 15 de noviembre de 2003 en Barranquilla con un gol de Juan Arango, la vinotinto venció 0-1 y le complicó las cosas a una selección cafetera en plena transición generacional. Estadísticamente, las cosas juegan a favor de los dirigidos por Carlos Queiroz.

Venezuela -tal y como reseña el portal Once FutVE- solamente ha jugado dos partidos sin Salomón Rondón y Josef Martínez desde 2012 y ambos han sido para contrarrestar la altura: la Jornada 1 de las eliminatorias rumbo a Brasil 2014 donde Ecuador venció 2-0 a la vinotinto con Giancarlo Maldonado y Fernando Aristeguieta como puntas de lanza y al comienzo de las eliminatorias a Rusia 2018, cuando Noel Sanvicente dispuso de Mario Rondón, Richard Blanco y posteriormente Juan Falcón.

Hoy por hoy es Aristeguieta quien apunta a ser el centrodelantero titular y la historia apuesta a que llega con una rivalidad personal a Colombia: primero que todo supo brillar allí con el América de Cali, donde sacó su mejor versión en el exterior y pudo saltar al fútbol mexicano; luego que fue devuelto en el Aeropuerto Internacional El Dorado por poseer una prueba PCR de más de 96 horas, mínimo solicitado por las autoridades colombianas, adrede o no, hay una sed de venganza por parte del ‘vikingo’.

Es una sola oportunidad la que tendrá el ‘colorado’ para luchar por tener el ataque de la selección, si finalmente fuese el elegido para ser la punta de lanza de José Peseiro. No la querrá perder.

El comienzo de las eliminatorias sudamericanas es como una pelea entre hermanos que se quieren, pero pelean mucho. Más allá de las disputas políticas, sociales y deportivas, todo apunta a que el partido en Barranquilla es la cereza en el pastel de un proceso a Qatar 2022 de arranque turbulento, pero no exento de emociones.