Roberto Marrero viaja a México tras frustrarse su intento de ir a España

Roberto Marrero viaja a México tras frustrarse su intento de ir a España

7 octubre, 2020 0 Por Editor
El dirigente opositor fue indultado por Maduro hace un mes después de pasar un año y medio detenido

La mano derecha de Juan Guaidó, Roberto Marrero, salió este miércoles de Venezuela camino a México después de frustrarse, el pasado fin de semana, su intento de viajar a España. Fuentes del Gobierno mexicano y el entorno del jefe de despacho del líder opositor confirmaron que abandonó el país acompañado de un diplomático mexicano.

Pese al

Las autoridades venezolanas, según las mismas fuentes, le habían impedido hace días despegar con destino España. Marrero fue indultado a comienzos de septiembre por el presidente, Nicolás Maduro, en un gesto que buscaba relajar las relaciones con la oposición con vistas a las elecciones parlamentarias convocadas para diciembre. Entonces recobraron la libertad un centenar de cargos antichavistas que se encontraban detenidos o resguardados en alguna legación diplomática.

El propósito del colaborador de Guaidó, señalan fuentes cercanas a él, es llegar a Miami. Sin embargo, antes de ingresar en Estados Unidos deberá permanecer dos semanas en México, de acuerdo con la normativa que se aplica desde hace meses por la pandemia de coronavirus.

Marrero fue un operador político clave en el desafío que el presidente de la Asamblea Nacional lanzó a Maduro en enero de 2019. Muy próximo a Leopoldo López, pasó casi un año y medio recluido en las dependencias del Helicoide, la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin). Fue detenido en su casa a finales de marzo del año pasado después de que el ministro del Interior, Néstor Reverol, le acusara de integrar una célula terrorista. Según su vecino Sergio Vergara, dirigente de Voluntad Popular, antes de abandonar el edificio acusó a los agentes del Sebin y de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) de haber colocado en su vivienda dos fusiles y una granada para poder incriminarle

Sigue leyendo esta nota de Alonso Moleiro y Francesco Monetto para El País