La reacción de Chris Watts, “el monstruo de Denver”, al conocer que Netflix puso al aire “The Family Next Door”

La reacción de Chris Watts, “el monstruo de Denver”, al conocer que Netflix puso al aire “The Family Next Door”

6 octubre, 2020 Desactivado Por Editor

El femicida Chris Watts, conocido como el monstruo de Denver, junto a su esposa Shanann y sus hijas Celeste y Bella (Facebook Shanann Watts)

Chris Watts morirá en prisión. Eludió la sentencia a muerte, pero nunca más verá la luz de la libertad. Fue luego de ser condenado a prisión perpetua por el homicidio múltiple de su esposa Shanann (34 años y embarazada) y sus hijas Bella y Celeste, de 4 y 3 años, en su casa de Colorado. ocurrido el 13 de agosto de 2018 a las 2 am. Tras negar su autoría e intentar desviar la investigación, Watts confesó finalmente haber cometido el femicidio de las tres mujeres.

Por infobae.com

El 30 de septiembre Netflix puso al aire el documental que narra las últimas semanas de vida de Shannan y las pequeñas niñas. American Murder: The Family Next Door muestra la metamorfosis de Watts, de padre de familia y operario en un campo petrolero a un asesino descarnado y frío. El condenado a prisión perpetua supo de la emisión de la nueva serie y, de acuerdo a fuentes cercanas que aún lo visitan en la penitenciaría de Wisconsin, siente vergüenza de aparecer en ella y nunca la verá.

“El simple hecho de saber que el documental está ahí ha enviado a Chris a lugares oscuros”, dice la fuente consultada por la revista People, que siguió el caso desde un comienzo. Esa persona, que mantuvo su anonimato, conversó con Watts el pasado fin de semana, cuando el documental ya había sido visto por millones: “Odia saber que (la serie) está ahí, pero se da cuenta de que nunca la verá”.

Chris Watts fue sentenciado a morir en prisión sin posibilidad de tener salidas condicionales por buena conducta (Reuters)

“Está reviviendo mucho de lo que sucedió y odia no saber lo que la gente está viendo sobre sus comunicaciones privadas. No es que quiera pasar ese tiempo viendo los días más oscuros de su vida, pero quiere saber cómo es el documental y cómo cuenta la historia”, señaló la persona en confidencia que continúa visitándolo en su encierro.

Watts -de 35 años- estranguló a su esposa Shanann en su propiedad de Colorado. Luego llevó su cuerpo a uno de los campos de refinería de su trabajo y escondió los cuerpos de las víctimas en tanques de crudo procesado.

Chris Watts intentó ocultar los cuerpos sin vida de su esposa Shanann Watts y sus hijas Celeste y Bella en el campo de petróleo donde trabajaba (Imagen de TV)

La misma fuente continuó con su declaración sobre lo que ocurre en aquella prisión en la que está confinado su amigo femicida. Al parecer, los empleados de la cárcel sí han llegado a ver la producción de Netflix, para conocer más a la persona que están vigilando. “Hay mucha curiosidad por él en prisión. Es el preso de más alto perfil y lo que hizo es incomprensible, por lo que todos quieren saber más sobre el caso”.

La película muestra las últimas semanas en la vida de Shanann, Bella y Celeste. Durante los casi 90 minutos que dura el documental pueden verse videos familiares de la vida de las niñas y la mujer y del propio Watts visto como un “padre ejemplar”. Además, decenas de chats y mensajes privados e íntimos entre el femicida y su esposa. Pero sobre todo revela el deterioro en la relación y el cambio de actitud que comenzó a experimentar el operario durante ese tiempo.

El femicidio, la confesión

Watts confesó días después de reportar como desaparecidas a su esposa e hijas lo que en verdad había sucedido en la madrugada de ese 13 de agosto de 2018. En un interrogatorio en la prisión reveló que sus hijas aún estaban vivas cuando metió el cuerpo de su esposa en su camioneta y llevó a su familia al campo petrolero donde se encontraron los tres cuerpos, de acuerdo con un informe de la investigación criminal publicado este jueves.

Durante una entrevista de casi cinco horas Watts relató que asesinó a su familia durante un período de tiempo más prolongado del que se informó originalmente y describió una inquietante imagen de los últimos momentos de sus hijas.

Imagen que puede verse en el documental de Netflix, American Murder: The Family Next Door. Es la cámara del oficial que llegó a la vivienda de Shannan y Chris Watts para saber qué había ocurrido con la mujer que hasta entonces era reportada como “desaparecida” (Bodycam Colorado Police Department)

El femicida dijo que estranguló a Shanann después de una pelea en su casa en Frederick -una pequeña localidad en las llanuras al norte de Denver- y que su hija de 4 años, Bella, lo vio arrastrar el cuerpo escaleras abajo. “¿Qué le pasa a mamá?”, gritó Bella, según su relato. Luego ubicó a Bella y a su hermana de 3 años, Celeste, en el asiento trasero de la camioneta, con el cuerpo de su madre cerca, en el piso del vehículo, y condujo unos 45 minutos hasta el sitio de petróleo.

El asesino dijo que, cuando llegó allí, usó una manta para sofocar a Celeste -apodada “CeCe”- y la dejó caer en un tanque de petróleo, antes de hacer lo mismo con su otra hija. “¿Me va a pasar lo mismo que a CeCe?”, preguntó Bella antes de morir.

Chris Watts ve en la cámara de seguridad de un vecino los extraños movimientos que había hecho esa madrugada. La cámara es del mismo policía que tomó su primera declaración por la desaparición de Shanann, su esposa y sus hijas (Weld County DA)

La revelación de que las niñas de Watts murieron en un episodio prolongado, que terminó en el sitio de petróleo y no en su hogar, fue el último giro en la historia de Watts, quien apareció en televisión poco después de que su esposa e hijos desaparecieron y dijo que no sabía dónde estaban.

“Shanann, Bella, Celeste, si están ahí fuera, vuelvan”, dijo Watts el 14 de agosto en una entrevista con Denver7. “Si alguien las tiene, solo traiganlas de vuelta. Necesito verlas a todas”. Fue arrestado al día siguiente. Todas estas declaraciones y las confesiones están en American Murder: The Family Next Door.

En noviembre de 2018, Watts se declaró culpable de nueve cargos criminales, incluido el asesinato, la terminación ilícita de un embarazo y la manipulación de un cadáver. Fue condenado ese mes a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.