Cambios de cejas, pómulos y hasta huellas digitales: Las cirugías plásticas de los narcos colombianos para escoderse de la justicia

Cambios de cejas, pómulos y hasta huellas digitales: Las cirugías plásticas de los narcos colombianos para escoderse de la justicia

4 octubre, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

“El Chupeta” fue detenido en 2007 en Brasil (Foto: Especial)

Esta semana fue capturado en Bogotá Francisco Mazo Pulgarín, alias ‘Pocho’, la cabeza de la banda Los Pachelly. Las autoridades que lo requerían buscaban otro rostro, por eso sorprendió encontrarlo con drásticos cambios en su rostro resultado de intervenciones quirúrgicas para ocultar su identidad.

Por Infobae

Una reducción de pómulos y perfilamiento de las mejillas fueron los cambios físicos que ‘Pocho’ pidió en el quirófano, para presuntamente ocultar su identidad, de acuerdo con información de El Tiempo.

El narcotraficante, que llevaba más de 30 años inmerso en el mundo criminal y que actualmente lideraba la banda ‘Los Pachelly’, con operación en Antioquía, fue capturado en el barrio Bella Suiza, al norte de Bogotá, bajo los cargos de “concierto para delinquir agravado”.

Los cambios de apariencia ya son una práctica habitual entre los más buscados y se ha vuelto muy conocida en el mundo del narcotráfico.

Uno de los casos más sorprendentes hasta ahora fue el de Juan Carlos Ramírez Abadía, alias ‘Chupeta’, antiguo integrante del cartel de Cali, quien en uno de los juicios en contra de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán en Nueva York, sorprendió a quiénes se encontraban en el recinto con su rostro desfigurado resultado de las cirugías plásticas.

“Chupeta” reconoció que se sometió a operaciones de cambio de mandíbula, ojos, orejas y nariz, entre otras partes de su cara, para evitar ser reconocido por la policía, así lo consignó este diario.

Así se ve Juan Carlos Ramírez Abadía, “Chupeta” luego de sus intervenciones quirúrgicas. Foto: Twitter de Víctor Sancho

En total se ha sometido a seis cirugías, en las cuales ha tenido modificaciones en su rostro como desvanecimiento de pómulos, una operación para afinarse la nariz, estirarse la frente y adelgazar su mentón. Sin embargo, estas intervenciones no le sirvieron para pasar desapercibido, pues en 2007, en un operativo en Brasil fue capturado, para posteriormente ser extraditado a Estados Unidos.

Otro de los casos más recientes se conoció. Con la captura de Carlos José Robayo, alias ‘Guacamayo’, narcotraficante del grupo criminal ‘La Alianza’, quien fue capturado en un operativo de la policía en la Dorada, Caldas, en julio de este año, tal y como dio a conocer Carlos Holmes Trujillo, ministro de defensa de Colombia.

‘La Alianza’ es un grupo criminal dedicado al narcotráfico, que realiza sus operaciones en el Norte del Valle y que ha sido conformada por narcos extraditados, que cumplieron su pena y luego regresaron al país para continuar delinquiendo.

Fuentes de la policía le confirmaron a El Tiempo que ‘Guacamayo’ se practicó cirugías para cambiar su apariencia y que incluso bajó cerca de 30 kilos. El narcotraficante, de 51 años, no logró pasar desapercibido y debe responder ante la justicia por concierto para delinquir con fines de homicidio, porte ilegal de armas y homicidio agravado.

Estos son los cambios que ha tenido Guacamayo luego de cada una de sus intervenciones quirúrgicas. Foto: Policía Nacional de Colombia.

En México también se impone la práctica. Allí se han conocido algunos casos de narcotraficantes cuya estrategia de huida incluye un paso por el quirófano. Por ejemplo, Vicente Carillo Leyva, hijo de Amado Carrillo Fuentes, conocido como ‘El señor de los Cielos’, se cambió las cejas, nariz y mentón. Se cree que su padre, quien fue líder del cartel de Juárez, murió supuestamente durante una cirugía plástica, precisamente para hacerse una transformación en su rostro.

‘El Chapo’ Guzmán, el narcotraficante más conocido de México, ha sido señalado de haberse realizado operaciones en su rostro. Se cree que el narco se hizo intervenciones para afilar el rostro, la quijada, reducir las mejillas y quitarse las líneas de expresión.

El Chapo Guzmán se sometió a diversas cirugías por vanidad (Foto: Especial)

Otras operaciones que se realizan los narcos para ocultar su identidad incluyen cambiar las huellas dactilares de sus manos y reemplazarlas con la piel de los dedos de los pies.