Educación a distancia en Venezuela marcada por la improvisación y fallas en los servicios

Educación a distancia en Venezuela marcada por la improvisación y fallas en los servicios

3 octubre, 2020 Desactivado Por Editor

La pandemia del coronavirus ha dejado al descubierto las desigualdades que existen en el sistema educativo venezolano, afectando ampliamente a los niños y jóvenes en condición de vulnerabilidad que no cuentan con el acceso a servicios básicos como el internet.

En el Informe Especial sobre la Situación de la Educación a Distancia en Venezuela de Cecodap, se alerta sobre la dura realidad que deben enfrentar los padres, madres y cuidadores para iniciar el proceso educativo a distancia para el período escolar 2020 – 2021.

Abel Saraiba, coordinador de Cecodap, destaca que 72 % de los padres y madres califica la educación a distancia como mala o deficiente, situación que obedece a las improvisaciones del gobierno de Nicolás Maduro y las dificultades que sufren los venezolanos para tener acceso al internet. 

“En un país donde las dos terceras partes de la población no tiene internet es clave destacar que la población considera que el 87 % considera que el internet es la solución para la educación a distancia”, expresó Saraiba. 

DE INTERÉS: Diputada Vera: “La dictadura de Maduro está conectando a los niños a una educación muy precaria” 

Ante esta realidad, el 78 % de los casos considera que los educadores y las instituciones educativas deberían reforzar los contenidos dados en el año escolar pasado sin dar nuevos contenidos. 

Tras realizar 500 entrevistas, de la mano con la encuestadora Datanálisis, 85 % de los consultados entiende que no hay condiciones para regresar a las aulas debido a dificultades con el transporte público, la escasez de gasolina y las condiciones de bioseguridad en medio de la pandemia. 

Por otra parte, las familias valoran de forma negativa el papel de la radio y la televisión por lo que se prefieren las guías impresas para educar a los estudiantes. 

Saraiba alertó, además, que menos del 12 % de los niños recibe alguna forma de apoyo psicosocial en la escuela y señala que la dimensión emocional debe ser prioritaria. “La salud mental se ve amenazada en este tiempo de pandemia y hay que promover que en las escuelas se hablen de las emociones”.