La gasolina iraní que desembarcó en la refinería El Palito no llega a 90 octanos, según trabajadores

La gasolina iraní que desembarcó en la refinería El Palito no llega a 90 octanos, según trabajadores

30 septiembre, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

Foto de archivo ilustrativa de la refinería El Palito de PDVSA.
Mar 2, 2016. REUTERS/Marco Bello

Trabajadores de la refinería El Palito, en el estado Carabobo, informaron a El Pitazo que a las 9:30 am de este martes 29 de septiembre, iniciaron las labores de descarga del tanquero iraní Forest, que arribó en la madrugada al muelle del complejo refinador, donde se le practicaron pruebas de laboratorio que arrojaron que la gasolina persa no llega a 90 octanos.

Francisco Chirinos || EL PITAZO

Sin embargo, ello no representa ningún escollo para su distribución bajo el mismo esquema aplicado con la gasolina iraní que llegó a Venezuela en mayo: en estos momentos de crisis, el control de calidad pasó a un segundo plano, aclararon los trabajadores, tras advertir que la carga que trajo el Forest no es de gran significación ante el actual déficit de gasolina que afronta el país.

El tanquero Forest es un barco relativamente pequeño; trajo una carga de 270 mil barriles de gasolina, obviamente insuficiente para cubrir la demanda actual de combustible del parque automotor nacional”, precisaron los técnicos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

En ese sentido, agregaron que sumando la carga que traen otros dos tanqueros que están por llegar al país, el Fortune y el Faxon, se totalizarán 825 mil barriles de gasolina.

La refinería El Palito en condiciones óptimas producía 140 mil barriles diarios, por lo que los 270 mil barriles que trajo el Forest (42 millones 930 mil litros) a lo sumo alcanza para un mes de gasolina en el país bajo el actual esquema de racionamiento, estiman los técnicos.

En cuanto al octanaje de la gasolina que llega de Irán, por debajo de 90, los especialistas estimaron que mezclándola con la que se produce en El Palito (Carabobo) y en Paraguaná (Falcón) se pueden lograr mínimos de calidad y cantidad para mantener la distribución. “Claro está, si las refinerías logran estabilizarse”, acotaron.

Lee la nota completa en EL PITAZO