AP: Otrora destacado agente de la DEA admitió que conspiró con un cartel de droga colombiano

AP: Otrora destacado agente de la DEA admitió que conspiró con un cartel de droga colombiano

14 septiembre, 2020 0 Por Editor
Advertisement

Agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA) en Florida. (Joe Burbank / Orlando Sentinel vía AP, archivo)

Un otrora destacado agente de narcóticos de Estados Unidos admitió el lunes haber conspirado para lavar dinero con el mismo cartel colombiano contra el que juró luchar, una de las traiciones más atroces de la insignia en la historia de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos.

Por Joshua Goodman y Jim Mustian | The Associated Press

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El agente caído en desgracia, José I. Irizarry, se declaró culpable de 19 cargos federales, incluido fraude bancario y desvio de millones de dólares en ganancias de la droga controlada por la DEA.

El procesamiento no solo fue una vergüenza para la DEA, sino que podría tener implicaciones duraderas en sus operaciones encubiertas de lavado de dinero. También planteó interrogantes sobre el nivel de supervisión que recibió Irizarry durante su carrera, en la que se le había confiado el uso por parte del gobierno de empresas fachada, cuentas bancarias fantasma y correos para combatir el tráfico internacional de drogas.

Timothy J. Shea, administrador interino de la DEA, dijo que los delitos de Irizarry “no reflejan los altos estándares de conducta que exigimos de nuestros empleados y agentes”.

“La corrupción y la traición del pueblo estadounidense, las mismas personas que debemos proteger, no tienen lugar en la DEA”, dijo Shea.

El ex agente miró abatido a sus manos mientras el juez federal Thomas G. Wilson leía los cargos.

“Estoy expiando mis pecados”, dijo Irizarry a The Associated Press después de la audiencia. “Quiero seguir adelante”.

Irizarry, de 45 años, había sido acusado de presentar informes falsos y ordenar al personal de la DEA que transfiriera dinero programado para operaciones encubiertas a cuentas internacionales que él y sus asociados controlaban.

También fue acusado de compartir información confidencial de las fuerzas del orden con otros conspiradores, dijeron los fiscales, incluido un funcionario público colombiano y un presunto narcotraficante y blanqueador de dinero.

Irizarry enfrenta potencialmente décadas tras las rejas, aunque no se fijó una fecha inmediata para su sentencia.

La declaración marcó una sorprendente caída en desgracia para Irizarry, quien había ganado repetidos elogios de sus superiores después de unirse a la DEA en Miami en 2009, incluso después de mostrar signos de engaño en una prueba de polígrafo.

Antes de renunciar en 2018, sus hábitos ostentosos e historias de fiestas estridentes en yates con prostitutas en bikini se habían vuelto legendarios entre los agentes.

A partir de 2011, dijeron los fiscales, Irizarry usó la tapa de su placa para presentar informes falsos y engañar a sus superiores, todo mientras dirigía al personal de la DEA a transferir fondos reservados para operaciones encubiertas a cuentas en España, los Países Bajos y otros lugares, cuentas que él controlaba o estaban vinculadas a su esposa y sus conspiradores.

En total, Irizarry y los informantes bajo su dirección manejaron al menos 3,8 millones de dólares que la DEA debería haber rastreado cuidadosamente como parte de las investigaciones encubiertas de lavado de dinero, dijeron los fiscales.

La acusación detalla al menos 900 mil dólares pagados de una sola cuenta criminal abierta por Irizarry y un informante que usa el nombre, pasaporte y número de seguro social de una tercera persona que no sabía que su identidad estaba siendo robada.

Las ganancias del plan financiaron una verdadera juerga de gastos, incluida la compra de un anillo de diamantes Tiffany de 30 mil dólares, un BMW, tres Land Rovers y una casa de 767 mil dólares en Cartagena, así como casas en el sur de Florida y Puerto Rico, donde Irizarry y su esposa habían vivido. También financió la compra en Miami de un Lamborghini Huracan Spyder 2017 en nombre de un familiar de uno de los conspiradores.

Para ocultar sus huellas, dijeron los fiscales, Irizarry abrió una cuenta bancaria a nombre de otra persona y usó la firma y el número de seguro social falsificados de la víctima.