El camino de Capriles podría estar lleno de espinas

El camino de Capriles podría estar lleno de espinas

8 septiembre, 2020 0 Por Editor
Advertisement
El exgobernador aseguró que luchará para obtener garantías en las elecciones parlamentarias
Marisela Betancourt considera que Capriles tomó un nicho que estaba vacío por el estancamiento de Juan Guaidó, mientras que Piero Trepiccione ve que los logros pueden ser escasos con una oposición tan fragmentada

@saracosco

“Vamos a abrir caminos para salvar a Venezuela de esta tragedia, la única forma es abriendo caminos de política, de acuerdos”, expresó Henrique Capriles Radonski, la noche del miércoles, 2 de septiembre a través de una transmisión en vivo por sus redes sociales.

Pero “abrir” la ruta no será tarea fácil para Capriles y el recorrido será espinado y cuesta arriba. La oposición agrupada en los partidos del denominado G4 decidieron y ratificaron no participar en las elecciones del 6 de diciembre, incluyendo a su partido Primero Justicia. Así, el exgobernador “rompió” con la línea de la “unidad” y decidió postular candidatos con la tarjeta La Fuerza del Cambio. Incluso algunos dirigentes de Voluntad Popular han criticado abiertamente su postura. 

Capriles afirmó en un comunicado publicado el domingo, 6 de septiembre, que la decisión que tomó la hace con “pleno entendimiento de sus consecuencias y del peso político de lo que algo así implica”. Mientras que el presidente encargado y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó afirmó en la presentación del “pacto unitario”, que quien participe en las elecciones, “solo colabora con la dictadura”. 

Tras el “indulto” otorgado a 110 ciudadanos, entre ellos, 26 diputados de la Asamblea Nacional, Guaidó aseguró que la administración de Nicolás Maduro pretende utilizar ese hecho como una “maniobra política” para “legitimar una operación entre la dictadura y actores políticos que hasta hace poco pertenecían a la unidad democrática”.

Esto último fue dirigido a Capriles, quien reconoció haber hecho las gestiones para lograr la liberación de estas personas y además presionar para lograr condiciones y garantías electorales. El gobierno interino de Guaidó aseguró que el exgobernador y el diputado Stalin González -también involucrado en las negociaciones- no fueron autorizados para hacer dichas gestiones. 

“El 5 de enero se termina (el mandato de) la Asamblea Nacional, en el entendido de que no tengamos una situación incontrolable con el coronavirus ¿Qué vamos a hacer? ¿Nos tapamos los ojos, los oídos? ¿Nos volvemos a dar con la misma piedra del 2005?”, agregó Capriles en su discurso.

Ya a principios de año, Capriles había expresado en un artículo de opinión publicado en El País, que el dilema real no deriva de votar o no votar, “sino cuál será nuestra capacidad para unir al voto y a la protesta, que no son excluyentes, en una acción que permita alcanzar el cambio político”. 

“Tras una derrota popular, Maduro quedaría en una posición que lo obligaría a considerar la negociación e incluso la huida. Y si superamos el ventajismo (porque lo habrá), la Fuerza Armada tendría un incentivo para defender los resultados y canalizar una transición que los afecte lo menos posible. Todo con nuestros aliados en alerta ante cualquier agresión que exija una respuesta de otro tipo”, expresó.

Sin embargo, luego de esa postura, el dos veces excandidato presidencial no volvió a posicionarse de forma pública, al menos, sobre el tema. Luego con la pandemia, su postura fue la de decir que hay que suspender las elecciones hasta tener controlado el virus, que en Venezuela ya registra casi 50 mil casos. 

Según la agencia de noticias Bloomberg, las conversaciones entre Capriles y la administración de Maduro se mantienen estancadas en el punto de suspender o no las elecciones. 

Abrir el camino

“La pelea es peleando, no tuiteando. Si el régimen deja una rendija, hay que meter el pie”, fue otra de las frases de Henrique Capriles en su transmisión en vivo. Sobre esto el politólogo Piero Trepiccione indicó que todo proceso político tiene rendijas, que están blindadas en mayor o menor medida por quienes ostentan el poder y tratan de hacerlas lo menos visible posible.

“Es una buena iniciativa en el sentido de que es la reaparición de una figura importante en el mundo opositor, también es una manera de rearticular la comunicación política que estaba muy limitada y la población la percibía como muy paralizada del lado de la oposición, en los últimos meses. Con un control amplio del gobierno de Maduro en la agenda pública”, agregó. 

Trepiccione indicó que efectivamente Capriles trató de abrirse para generar su propia dinámica, de acuerdo a su visión particular y de quienes lo acompañan, al ver “la parálisis o lo cerrado de la organización política”.

Sin embargo, la evaluación no es del todo positiva, porque el politólogo señaló que el problema es la fragmentación que se profundiza en la oposición. “Si no se crea un mecanismo rápido que permita que haya un solo centro de gravedad en el mundo opositor, pues en ese sentido creo que Maduro, con una base de apoyo que está alrededor del 30% del país, puede jugar muchísimo a ganar tiempo y mantener espacios de poder”. 

Trepiccione explicó que independientemente de la búsqueda de esa rendija, el tema es que la oposición está dividida y fragmentada “y para la reconexión emocional con la población, que es la necesidad más sentida en este momento, es complicado lograrse con una oposición tan enfrentada además, de manera casi infantil a través de las redes sociales”. 

Henrique Capriles reconoció en una entrevista para El País de España, que realmente no inscribió a los candidatos y que se “llenaron” los espacios por un tema de cronograma. “Lo que hemos hecho es evitar quedarnos por fuera. Pero no son los candidatos, porque no vamos a presentar candidatos hasta que no tengamos condiciones”, aseguró.

El autoritarismo también se contagia

Sobre este punto, la politóloga Marisela Betancourt añade que Capriles, al cambiar un poco su línea política, se han evidenciado unos modos autoritarios y de supremacía de los liderazgos políticos dentro de la oposición, que pueden ser preocupantes. 

“Venezuela se está manejando ahorita en una idea muy purista de la política y eso no lleva a ningún lugar, no llevan a ningún acuerdo. Es como una especie de chantaje, de lealtad absoluta, como que no se puede opinar diferente. Como un liderazgo absoluto, que no se puede cuestionar”, añadió. 

Aseguró que la oposición no se está quebrando y que el G4 “comienza a perder su hegemonía”. “El otro punto es que Guaidó no solo está estancado, sino que se está hundiendo y ese espacio, ese nicho, iba a ser capitalizado por otro liderazgo. Eso es algo completamente natural”. 

Para Betancourt el contexto político está cambiando y la “rendija” de Capriles no es una “fantasía” o una idea romántica. “Las elecciones son una realidad, que se van a dar y ese proceso está presionando a los actores a definir posturas, porque el juego obviamente se está cerrando. Es decir, una elección puede llevarnos de un régimen que es autoritario a uno totalitario. Eso es una realidad”. 

“Me parece que Capriles está en su derecho y es la autonomía que le da de alguna manera su trayectoria y liderazgo, que lo tiene”, añadió al mismo tiempo que dijo que lo más valioso del discurso del exgobernador es que no está prometiendo ganar el Parlamento o “sacar a Maduro”. 

“Simplemente dijo que es un espacio que no se puede cerrar. Él no está diciendo que con las parlamentarias vamos a sacar a Maduro, ni que vamos a arrasar (…) simplemente es un paso más que hay que dar en la vida política, es algo que está en la Constitución, es un espacio que hay que pelear”, puntualizó. 

A pesar de la postura de Henrique Capriles, su partido Primero Justicia (PJ) ratificó su decisión de no participar en las elecciones parlamentarias. Además agregó en su cuenta de Twitter que los miembros de la organización que decidan inscribirse como candidatos, se pondrán al margen de la militancia partidista. Sin embargo, no aclararon explícitamente si Capriles seguirá dentro del partido, al no poder inscribirse como candidato por estar inhabilitado. 

Igualmente el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decidió el viernes, 4 de septiembre, anular la designación de la junta directiva ad hoc de PJ, conformada por José Brito. Sobre esto la organización aseguró que no cambia en nada la situación. 

El pacto unitario de Guaidó incluye una consulta popular