¿Y si un próximo nobel lo gana una computadora?, por Carlos Rondón Avila

¿Y si un próximo nobel lo gana una computadora?, por Carlos Rondón Avila

6 septiembre, 2020 Desactivado Por Editor
Advertisement

@phronimos

El avance en los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) en los últimos años es absolutamente alucinante. Sundar Pichai, el CEO de Google, ha comparado su impacto con el de la electricidad o el fuego. La cantidad de disciplinas que están incorporando plataformas con algoritmos complejos, que pueden perfeccionarse a sí mismos sin necesidad de la intervención humana, está revolucionando todos los principios de cómo nos habíamos relacionado con las tecnologías.

Inteligencia Artificial (IA) en el periodismo

Calum Chace, un pensador estadounidense, filósofo, colaborador de varios diarios y que se ha encargado de estudiar la evolución de los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) y su impacto en la sociedad, publicó recientemente un trabajo en la revista Forbes. Allí refiere cómo la IA está cambiando la forma de hacer «periodismo». Diariamente se publican en Internet miles de noticias y artículos que realmente han sido elaboradas por sistemas de IA; si bien su uso está extendido en todas las áreas del periodismo, el mayor éxito lo han tenido en las fuentes deportivas y financieras, ya que son disciplinas fundamentalmente numéricas donde el cómputo robotizado tiene ciertas ventaja sobre el análisis humano.

Procesamiento de Lenguaje Natural (PLN)

Dentro de la IA se encuentra el Procesamiento de Lenguaje Natural (PLN) que utiliza el análisis de millones de palabras, frases e ideas, en distintos idiomas, para poder desarrollar notas sobre ciertos temas con la naturalidad con que lo haría cualquier persona bien informada. Anteriormente las investigaciones sobre PLN estaban monopolizadas por empresas específicas para el desarrollo de estos sistemas, como por ejemplo Narrative Science, o Dail Software. Sin embargo, este punto se ha vuelto tan neurálgico para la industria del periodismo que la mayoría de las corporaciones relevantes han desarrollado ya sus propios sistemas de PLN. Tal es el caso de BBC, Forbes, Washington Post, entre otros.

El «Daily Me» de Negroponte

Nicolás Negroponte, fundador del Media Lab del MIT, introdujo una idea en el año 1995 que está siendo materializada actualmente gracias al crecimiento demencial de estos sistema de IA: el Daily Me. Se trata de la personalización de las noticias que consume que cada lector, pero de una forma muy específicamente customizada. Ya no solo leeremos las noticias que la publicidad segmentada ha destinado para nuestros sentidos.

Basado en nuestra geolocalización, clicks, noticias que leemos, personas que seguimos, fotos, videos, horarios, patrones de uso, etc., el concepto del “Daily Me” no solo particulariza el tipo de noticia que consumimos. Sino que el contenido de la noticia puede cambiar según la persona que la lee. Si, por ejemplo, estás leyendo alguna nota que hace alusión a algún tipo de comida, pero tienes habilitada la geolocalización del dispositivo, la noticia podría cambiar el tipo de comida según la persona que lee, adaptándose a una comida típica de tu zona o a alguna foto de alimentos a la que le has dado like en tus redes sociales.

La Inteligencia Artificial en el cine y la literatura

Llegará un momento en que no sabremos quién escribe lo que leemos. Tal como ocurre con el cine, donde ya no podemos saber qué parte de lo que vemos es real o computarizado. Ya en el año 2016, Hitoshi Matsubara postuló una novela escrita por un sistema de IA y esta logró posicionarse entre los primeros lugares del concurso. ¿Qué tan lejos estamos de que un próximo descubrimiento relevante en física, en química o en medicina sea logrado por un sistema inteligente robotizado? ¿Qué tan lejos estamos de que un sistema de IA, analizando cada palabra, frase e idea de algún prolífero pensador pudiera escribir su próxima novela?

El panóptico digital «recargado»

Cuando pensamos en el poder de la IA en relación a la publicidad o a las campañas electorales nos viene a la mente un mundo muy orwelliano que haría crispar hasta al más tecnófilo. Sin embargo, ante esta inminente tecnologización poco hacemos con lamentarnos; lo mejor es estar informados para tener alguna idea sobre dónde pisamos.

Estos cambios no ocurren de la noche a la mañana. No ha habido un antes y un después puntual en el desarrollo de la Inteligencia Artificial; muchos de sus conceptos tienen su génesis en los principios sobre robótica postulados por Isaac Asimov, al igual que muchos otros que han contribuido a su desarrollo. Todo esto apalancado por la capacidad de procesamiento de nuestros sistemas; además de la cantidad de datos que son capaces de obtener de nuestra vida en la red.

Hawking advierte que inteligencia artificial podría extinguir la raza humana

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es