Nuestra América es prioridad para el liderazgo latino de los EE. UU., por Leopoldo Martínez Nucete

Nuestra América es prioridad para el liderazgo latino de los EE. UU., por Leopoldo Martínez Nucete

5 septiembre, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

@lecumberry

Para nadie es un secreto la creciente influencia de China y Rusia en toda Latinoamérica. China, enfocada en sus intereses económicos y comerciales, se asegura el suministro de materia prima y mercados para sus productos. Rusia, enfilada en la procuración militar, el negocio petrolero y la influencia geopolítica.

En una primera lectura, la presencia de China, a diferencia de la rusa, no parece tener una agenda política… pero, desde luego, su creciente presencia económica no tiene como trasfondo mucha contribucion que digamos a la defensa del desarrollo en democracia. Los rusos sí tienen objetivos con implicaciones específicas de seguridad nacional para los EE. UU. Particularmente, en el caso de Venezuela.

Informe Otálvora: Rusia interviene abiertamente en Venezuela retando a EEUU, por Edgar C. Otálvora

Este fenómeno encuentra terreno fértil en el decaimiento del liderazgo de los Estados Unidos en la región, y su falta de iniciativa. La agenda hacia Latinoamérica tiene que transcender los paradigmas impuestos hasta hoy. Reeditar con inteligencia la visión de la Alianza para el Progreso, de John F. Kennedy; esto es, un sistema holístico de cooperación económica y social inscrito en una diplomacia eficiente para fortalecer la democracia y la vigencia de los derechos humanos en el continente. Así como incentivar la transición hacia la democracia en Cuba, Venezuela y Nicaragua, reconociendo las especificidades de los tres regímenes. Hasta ahora, solo en el mensaje de Joe Biden y la plataforma del partido demócrata encontramos esa visión bien articulada.

Asimismo, es preciso entender que el impacto de la pandemia de COVID-19 exige una repuesta hemisférica, antes de que la propia China continúe utilizando esta crisis como una ventana de oportunidad; cosa que viene haciendo de forma sistemática.

Estados Unidos, si pensamos en sus orígenes y diversidad demográfica, es una realidad iberoamericana. Los latinos constituimos ya el 13 % del electorado estadounidense. Salta a la vista que debemos valernos de ese poder electoral para incrementar nuestra representación política, preparar recursos humanos para el ejercicio de la función pública y movilizar nuestra fuerza social en torno a una agenda doméstica y de política exterior.

La crisis del COVID-19 exige una ambiciosa respuesta económica, que incluso asuma la tarea de cara a la urgencia medioambiental y la sustentabilidad social de nuestra economía de mercado. En ese sentido, la relación con América Latina y España reviste una relevancia especial.

El liderazgo latino en los Estados Unidos, en su estrategia de empoderamiento, debe contraer esa ambiciosa agenda económica e internacional como elemento clave de sus propuestas y acción política.

En estas elecciones, por cierto, tenemos una oportunidad para avanzar en esa dirección. Lo primero es afrontar con nitidez el hecho de que Trump no tiene más iniciativa hacia la región que los discursos urdidos para explotar y manipular emociones en Miami. No hay que engañarse al respecto. Organizaciones como Latino Victory, además de su compromiso por un cambio en el liderazgo de la Casa Blanca, están luchando junto con el partido demócrata por elegir más de 85 nuevos líderes latinos al Senado, al Congreso y a las legislaturas de estados donde nuestra comunidad tiene poder de decisión.

Nos referimos a candidaturas como la de Ben Ray Lujan, al Senado por New México, para ocupar un escaño que entonces sumaría a un tercer latino a la fracción demócrata en la cámara alta, junto con Bob Menéndez (Née Jersey) y Catherine Cortez-Masto (Nevada); la reeleccion de representantes como Debbie Mucarsel-Powel, en Florida; Antonio Delgado, en Nueva York; Gil Cisneros, en California; Silvia Garcia y Veronica Escobar, en Texas; o Xotchi Torres Small, en Nuevo México, donde también está Teresa Leger Fernández, así como otras mujeres con un liderazgo emergente, que aspiran a escaños en el Congreso, como Candance Valenzuela en Texas; Brenda López, en Georgia; Christina Hale, en Indiana; o Michelle De La Isla, en Kansas.

Todas son opciones que vendrán a garantizar que nuestras voces sean escuchadas, nuestras prioridades atendidas y que la legislación del país cancele esos puntos ciegos que dejan los intereses de nuestra comunidad al margen.

Un trabuco como este nos lleverá a avanzar en una gran coalición latina que promueva los intereses de nuestra comunidad. Desde la reforma migratoria con camino a la ciudadanía hasta el empoderamiento económico de los hispanos; así como la relación con América Latina en el lugar prioritario que corresponde, con el enfoque de cooperación y construcción democrática que urge en la política exterior de los Estados Unidos.

Sobre esto último, la única manera de hacer frente a influencias que, por diversos motivos, podrían ser perniciosas es fortalecer a América Latina desde adentro, desde su gente, desde sus instituciones democráticas. Y una economía que suprima la brecha de las desigualdades.

FAO: Hambre crece en América Latina a niveles

Estados Unidos puede -y está llamado- contribuir en mucho a este objetivo. Los latinos debemos convertirlo en prioridad. Y en una pronta realidad.

* Miembro del Comité Nacional Demócrata (DNC) y presidente del Comité Nacional del Latino Victory Project.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es