Denuncias evitaron que el Nabarima se convirtiera en un desastre ecológico

Denuncias evitaron que el Nabarima se convirtiera en un desastre ecológico

4 septiembre, 2020 Desactivado Por Editor
Advertisement
De 72 personas solo quedaron tres a bordo, ya que los trabajadores fueron suspendidos y enviados a sus casas por la falta de venta de petróleo
PetroSucre es la empresa que administra la plataforma Nabarima

@fefamaya

El 30 de agosto de 2020, se dio a conocer que la plataforma de almacenamiento de petróleo, Nabarima, comenzó a hundirse en el Golfo de Paria. La embarcación tiene a bordo 1.101.850 barriles de petróleo.

Construida en 2005 por Samsung en Corea del Sur, para Conocophillips, Nabarima tiene capacidad para almacenar entre 1.500.000 y 2.000.000 de barriles de petróleo. La embarcación pertenece a Petróleos de Venezuela, S.A (Pdvsa), pero la administración es manejada por Petrosucre, filial de Pdvsa y empresa mixta con capital accionario entre Pdvsa y la petrolera italiana ENI.

Diseño: Abrahan Moncada. 

A raíz de las sanciones económicas impuestas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos al gobierno de Nicolás Maduro, clientes internacionales de Pdvsa dejaron de comprar crudo venezolano y comenzaron a almacenarlo en buques tanqueros. 

Eudis Girot, director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV) explicó que según el tipo de embarcación, Nabarima cuenta con una flota de 72 personas. A pesar de no vender el petróleo, las personas a bordo debían continuar realizando las labores de mantenimiento correspondiente. Sin embargo, no fue así.

“Ese barco fue abandonado”, aseguró Girot. Además, indicó que los trabajadores fueron suspendidos y enviados a sus casas por la falta de venta de petróleo. La plataforma fue dejada a la custodia del personal obrero y de mantenimiento. “De 72 personas solo quedaron tres a bordo”, afirmó Girot en un comunicado que publicó en su perfil de Instagram

El director de FUTPV afirmó que los generadores de vapor y electricidad y las bombas de achique, encargadas de evacuar el agua de la embarcación, no estaban funcionando. “Los salvavidas están vencidos y no hay extintores contra incendios a bordo de Nabarima”, dijo. 

“Cuando los empleados dejaron la embarcación, las válvulas neumáticas, encargadas de dirigir y distribuir el aire comprimido dentro de un circuito neumático, quedaron abiertas. Por lo que todos los equipos de Nabarima, quedaron sumergidos en el agua. Nadie se daba cuenta porque los encargados del área no estaban a bordo”, señaló Girot.

La denuncia previno el quinto derrame de 2020

Eudis Girot aseguró que gracias a la denuncia realizada por el personal de mantenimiento del Nabarima, se pudo prevenir que la plataforma se hundiera y que 1.101.850 barriles de petróleo se derramaran en el océano.  “En cuatro días repararon algunas bombas y drenaron el agua que estaba dentro de la plataforma. Las posibilidades de hundimiento disminuyeron pero el daño interno de Nabarima es profundo”. 

CRONOLOGÍA | Petróleo no ha dejado de derramarse durante la administración de Maduro


Mismo funcionamiento que un tanque en tierra

El Nabarima no es un barco porque no tiene motor ni sistema de propulsión. Es trasladado mediante remolques y/o remolcadores. Al posicionarlo en un sitio, nueve anclas son lanzadas al océano para sujetarlo. 

Girot explicó que el sistema de almacenamiento de Nabarima funciona de la misma manera que un tanque en tierra. Llega el petróleo, se almacena en los tanques. Cuando se tiene una cantidad importante se lleva a cabo un negocio con diferentes compradores internacionales y estos envían sus respectivos buques que se colocan a un lado del Nabarima para realizar las conexiones de mangueras, se encienden las bombas internas y así se traspasa el petróleo a los barcos de los compradores. 

“Es una operación muy segura”, dijo el director de FUTPV. Sin embargo, este tipo de embarcaciones no están destinadas a almacenar petróleo por más de dos meses. 

Tras dejar el petróleo almacenado más tiempo que el recomendado, se comenzó a producir una separación entre el petróleo y el agua. El petróleo queda arriba y el agua abajo, ya que el peso del agua es mayor.

De acuerdo a Girot, el agua debe sacarse de la plataforma y ser enviada a unos tanques de lastres, compartimento dentro de una estructura flotante que retiene el agua y se utiliza como lastre para proporcionar estabilidad para un buque. 

ENI espera por el permiso 

ENI es una empresa energética integrada que tiene el objetivo de jugar un papel decisivo en la transición energética hacia un futuro bajo en carbono.

Banca y Negocios reseñó que ENI está involucrada en canjes de crudo venezolano por diésel y en acuerdos de recuperación de deuda a través de una excepción informal a las sanciones estadounidenses, a la cual la Casa Blanca está tratando de poner fin.

La compañía es socia al 50% de la española Repsol en el campo de gas costa afuera Perla de Venezuela, donde la estatal Pdvsa paga la producción con suministro de crudo. Entre los otros activos venezolanos de Eni se encuentra una participación del 26% en PetroSucre, que opera el campo costa afuera Corocoro, donde actualmente cotiza una unidad de almacenamiento flotante.

PetroSucre es la empresa que administra la plataforma Nabarima. Ante la alerta de un posible derrame petrolero en el Golfo de Paria, ENI emitió un comunicado en el que aseguró que las condiciones de la embarcación son estables y se abordaron las recientes fugas de agua.

Bloomberg reseñó que ENI está colaborando con Petrosucre para “definir e implementar un programa de descarga de la carga de petróleo de Nabarima”, que requiere el uso de un “petrolero de posicionamiento dinámico” que debe recibir luz verde bajo las sanciones de Estados Unidos, dijo la empresa.