Jóvenes guariqueños apuestan al emprendimiento en medio de la cuarentena

Jóvenes guariqueños apuestan al emprendimiento en medio de la cuarentena

30 junio, 2020 Desactivado Por Editor

Por: Josana Morales

Ser joven en Venezuela se ha convertido en todo un reto como consecuencia de la decadente situación económica y social de los últimos años. Jóvenes venezolanos forman parte de más de 4,7 millones migrantes (según cifras de la Acnur) que han tenido que irse del país en busca de un mejor futuro personal y profesional, pero ¿qué ocurre con los chamos que deciden echar raíces en su país y, además, apostar por un mejor futuro?

En San Juan de los Morros hay muchos testimonios, estudiantes universitarios, profesionales recién graduados, otros en sus primeros años de carrera tratando de sobrevivir, persiguiendo sueños y sembrando esperanzas en búsqueda de cosechar un futuro con calidad de vida, el cual,
no necesariamente se enfoca en el fruto de sus estudios, sino en lo que les genera ingresos.

Génesis y Alffonzzo Balletta son hermanos, de 22 y 24 años, respectivamente. Ella es ingeniero civil egresada con honores de la Universidad Rómulo Gallegos (Unerg) y él, abogado graduado en
la misma universidad, a pesar de haber estudiado lo que les apasionaba, ambos, se dedicaron a trabajar en el negocio familiar, vendiendo artículos de oficina, regalos, entre otros, debido a la falta de oportunidades de empleo. “Tengo dos años graduada y no he podido ejercer, no hay
empresas contratando profesionales porque las construcciones y otros proyectos están paralizados”, dijo Génesis, un poco frustrada. “Aquí garantizamos 15 y último, también ayudamos a que el negocio se mantenga abierto”, añadió Alfonzzo.

Otro caso reciente es el de cuatro jóvenes, Mauricio Rodríguez, quien es estudiante de Derecho; Rigoberto Pérez, estudiante de Radiología; Sahir Rodríguez, estudiante de Comunicación Social y Sahir Chacón, quien es pediatra. Ellos, vieron oportunidades donde otros no, por las consecuencias
económicas que han ocasionado más de cien días de cuarentena y decidieron hacer algo al respecto; juntos, unieron sus pasiones y fortalezas para crear un ambiente especial, un local con toque hogareño y musical, donde venden tortas, café y cócteles. “En la cuarentena aprendimos a
hacer trufas, tortas, galletas, un amigo preparaba buenos cocteles y dijimos ¿por qué no? y aquí estamos”, dijo la Pediatra.

Por la situación país “le apuesto más al emprendimiento que a mi carrera”, dijo Mauricio, cuya destreza se basa en la mezcla de bebidas y cócteles. “Confío en el país, en el apoyo familiar y que esta situación puede ser favorable para nosotros y todos los que actualmente intentan aportar para que Venezuela vuelva a surgir”, añadió Sahir Rodríguez.

Todos jóvenes, esperanzados, con sed de prosperidad en medio de un país con una situación económica precaria y en condiciones de aislamiento que no les permiten recibir clientes como quisieran, aun así, sus sueños son el motor para alcanzar el éxito.