Encarcelamiento de la prensa libre en Venezuela durante la cuarentena

Encarcelamiento de la prensa libre en Venezuela durante la cuarentena

22 junio, 2020 Desactivado Por Carolina Isava
Foto: Cortesía

Caracas 22/06/20. Carolina Isava.

Una vez declarada la pandemia en Venezuela, además de las dificultades y riesgos sanitarios, significa más debilitamiento de la libertad de expresión y la casi extinción de las garantías para el ejercicio del periodismo y el derecho a la información.

Según el informe del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), las detenciones a periodistas o trabajadores de medios, los hechos más recurrentes son las agresiones verbales y la intimidación contra trabajadores de la prensa, el SNTP registro también situaciones que implican la precarización del trabajo por despidos o suspensiones masivas, negación del salario y finiquito de acuerdos laborales preestablecidos que pusieron en riesgo a un importante número de trabajadores de la prensa.

Por otra parte se ha negado la posibilidad al periodismo libre, al periodismo independiente, de investigar e informar más allá de la versión oficialista que a diario, y sin la interpelación propia de la búsqueda de la verdad, han ofrecido el presidente Nicolás Maduro y sus otros voceros, casi siempre la vicepresidente Delcy Rodríguez y Jorge Rodríguez ministro de Comunicación respectivamente.

Publicar información distinta o tan siquiera complementaria a la contenida en el boletín que se lee en los medios del Estado y que replican los medios privados, le ha valido el encarcelamiento a periodistas en distintos estados del país.

A transcurrir los días, la cuesta de la censura se ha hecho más alta. No hay voceros oficiales y quienes desde sus áreas de experticia, pueden aportar información relevante, han optado por ser cautelosos frente a la amenaza de someterlos a la persecución judicial y privarlos ilegal y arbitrariamente de su libertad.

En los casos en que la escasez de combustible no ha sido razón para la desmovilización, las fuerzas policiales y militares han igualmente limitado a medios y periodistas la cobertura en estaciones de servicio quienes son garantes de derecho a la información y más aún en tiempo de emergencia mundial, utilizando mecanismos discriminatorios ya solo lo permiten a medios con líneas editoriales de tendencia oficialista.