Pensionados de Vargas sin tarjeta de débito se quedarán sin cobrar

Pensionados de Vargas sin tarjeta de débito se quedarán sin cobrar

21 mayo, 2020 Desactivado Por Editor
Advertisement

Vargas/La Guaira, 21/05/2020. Marighzell Lucena – @mlucena15

La falta de plástico en las entidades financieras dejó a muchos adultos mayores sin la posibilidad de poder hacer efectivo el cobro de la pensión por contar con tarjeta de débito, situación que se ha agravado en medio de la pandemia y el cumplimiento del aislamiento social que mantiene a la banca sin actividad. La Federación Nacional de Jubilados y Pensionados advierte que ya son varios los casos de pensionados que han perdido su dinero por no poder retirarlo en condiciones normales y que ahora ante el aislamiento social la situación empeora.

«El problema es realmente grave, teniendo en cuenta que hay jubilados como los del Puerto de La Guaira que no cobran el cesta ticket. No hay una planificación para atender a las necesidades de los adultos mayores que sigue siendo una de las clases más golpeadas. En Vargas hay 50 mil jubilados, no hay efectivo, y muchos siempre se ven en la obligación de ir a los bancos, con el agravante de que no están siendo habilitados al menos para el cobro de la pensión en medio de la cuarentena. Quienes no tienen tarjeta de débito tienen todas las de perder porque no pueden movilizar el dinero ni tampoco pueden ahorrar lo poco que reciben en la cuenta», expresa Asdrúbal Salazar miembro de la federación.

Sostiene que el desmejoramiento en la calidad de vida de los adultos mayores se ha venido acelerando en un país donde el salario es en bolívares y en gobierno regula el precio de productos de la cesta básica en dólares.»Tenemos una pensión en bolívares que es más que insuficiente y lo peor es una regulación de precios de 27 productos de la cesta en dólares», agrega.

Advierte que ante la falta de medicina y recursos para poder adquirirla, muchos son los adultos mayores fallecidos. Sostiene que en medio de la pandemia factores como la falta de recreación y el colapso de los servicios públicos agudiza la situación de los pensionados. «Estar secuestrados en casa es una situación muy difícil para la tercera edad así como el distanciamiento de la familia, y en medio de todo la grave crisis de los servicios básicos. Somos una población limitada y poco considerada, que ni siquiera podemos cubrir las necesidades básicas de alimentación, dependiendo de una pensión que no alcanza y a la que algunos no pueden acceder por falta de plástico», sentencia Salazar.