Desapareció magnate chino que criticó la respuesta de Xi Jinping al coronavirus

Desapareció magnate chino que criticó la respuesta de Xi Jinping al coronavirus

14 marzo, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

Foto: AP

Su apodo en China era “El cañón”, y el último comentario de Ren Zhiqiang fue uno de los más explosivos hasta el momento.

Por: The New York Times

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Ren, un magnate dueño de un desarrollador inmobiliario en Beijing, escribió en un ensayo mordaz que el líder de China, Xi Jinping, era un “payaso” hambriento de poder. Dijo que los estrictos límites del Partido Comunista sobre la libertad de expresión habían exacerbado la epidemia de coronavirus.

Ahora el Ren, uno de los críticos más destacados del Xi en China continental, está desaparecido, dijeron sus amigos el sábado.

Su desaparición se produce en medio de una campaña de gran alcance por parte del partido para anular las críticas a su respuesta inicial lenta y secreta a la epidemia, que mató a más de 3,100 personas en China y enfermó a más de 80,000.

El gobierno chino está trabajando para retratar a Xi como un héroe que está llevando al país a la victoria en una “guerra popular” contra el virus. Pero los funcionarios están luchando con una profunda ira del público chino, con mucha gente todavía furiosa por los primeros esfuerzos del gobierno para ocultar la crisis.

Ren, miembro del partido, es conocido por sus duras críticas a Xi. En 2016, el partido lo dejó en libertad bajo ciertas condiciones por un año por denunciar las políticas de propaganda de Xi en comentarios en línea.

Desde entonces, el gobierno ha monitoreado intensamente los movimientos de Ren, dijeron sus amigos, evitando que abandone el país y elimine sus cuentas de redes sociales, donde había acumulado muchos seguidores.

Su paradero no estaba claro el sábado, y la policía en Beijing no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

“Estamos muy preocupados por él”, dijo Wang Ying, un empresario retirado y amigo de Ren. “Seguiré buscándolo”.

En las últimas semanas, un ensayo de Ren comenzó a circular entre los círculos de élite en China y en el extranjero. En él, culpó al gobierno por silenciar a los denunciantes e intentar ocultar el brote, que comenzó en la ciudad central de Wuhan en diciembre.

Si bien no utilizó explícitamente el nombre de Xi en el comentario, Ren no dejó dudas de que estaba hablando sobre el líder de China, haciendo referencia repetidamente a los discursos y acciones de Xi.

“No veo a un emperador parado allí exhibiendo su ‘ropa nueva’, sino a un payaso que se desnudó e insistió en continuar siendo un emperador”, escribió.

Dirigiéndose a Xi, escribió: “No ocultas en lo más mínimo tu decidida ambición de ser un emperador y tu determinación de destruir a cualquiera que no te deje”.

Ren, de 69 años, es el presidente retirado de Huayuan Properties, un desarrollador inmobiliario. En 2016, Ren fue objeto de escrutinio después de escribir en su microblog que los medios de comunicación de China deberían servir al pueblo, no al partido, contradiciendo uno de los pronunciamientos de alto perfil de Xi. Sus comentarios ofrecieron una ventana a la creciente frustración entre los intelectuales y empresarios chinos por el gobierno cada vez más autoritario de Xi.

El partido se movió rápidamente para censurarlo, diciendo que había “perdido su espíritu”. Pero continuó hablando sobre otros temas, como las estrictas políticas de China para limitar la población en las grandes ciudades.

A medida que los medios de comunicación chinos han revelado más detalles sobre los esfuerzos de China para encubrir el brote de coronavirus en las últimas semanas, Xi ha sido atacado por varios activistas e intelectuales chinos prominentes.

Xu Zhangrun, profesor de derecho en Beijing, publicó un ensayo el mes pasado diciendo que la epidemia había “revelado el núcleo podrido del gobierno chino”.

Xu Zhiyong, un destacado activista legal, lanzó una carta a Xi en las redes sociales, acusándolo de encubrimiento y pidiéndole que renuncie. Luego fue detenido.

Los activistas dijeron que la desaparición de Ren era una señal preocupante de que el gobierno estaba intensificando su última ofensiva contra la libertad de expresión.

“La epidemia ha sacado lo peor de Xi Jinping”, dijo Yang Jianli, un activista de derechos con sede en los Estados Unidos. “Está tan decidido a no ceder una pulgada, que entender correctamente una pulgada significaría cientos de millas”.