Comunidades de Maracaibo protestan ante Hidrolago: Llevan hasta 30 días sin agua

Comunidades de Maracaibo protestan ante Hidrolago: Llevan hasta 30 días sin agua

11 marzo, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

Maracaibo, 11/03/2020. Edwin Prieto.-

En Maracaibo hay sectores que tienen hasta 30 años sin suministro de agua potable, es por ello que comunidades marabinas protestaron, este miércoles, en la sede de Hidrolago. Aseguran que están cansados de tanta calamidad, de vivir como “camellos”, de transportar agua de distancias alejadas, de recoger agua de tuberías rotas o del Lago de Maracaibo, de precios exorbitantes e incluso hasta de enfermedades por aguas contaminadas.

Orlando Chacón, dirigente social de Maracaibo destacó que la situación es “invivible” en Maracaibo, que la gente sufre y padece a diario no solamente para buscar alimentos si no también en búsqueda del preciado líquido para poder subsistir. Mencionó que en el sector Cerro Pelao de la parroquia Cristo de Aranza, la más alta de Maracaibo, tienen 2 años y medio sin agua, mientras que la comunidad de León 13, de Pomona, llevan más de tres años con esta problemática; igualmente Cumbres de Maracaibo, Pomona y Sabaneta suman tres años sin el preciado líquido, situación que se repite en Santo Domingo, El Progreso, La Chinita, La Arreaga, Santa Clara, La Paz, Urb. Urdaneta, Amador Bendayan y La Ranchería.

Asímismo, Chacón denunció que el sector 23 de enero, en Cristo de Aranza, está sufriendo una crisis de escabiosis “porque el agua que están comprando en los camiones cisternas, donde un tanque puede costar hasta 5 dólares en efectivo está contaminada”. Refirió que hay imágenes de cómo los camiones están sacando agua del Lago para venderla.

Por su parte, Yisela Reyes, habitante de Cristo de Aranza, enfatizó que tiene que ir junto a su hijo con baldes hasta la orilla del lago a recoger agua para el aseo de la casa, mientras que para tomar tiene que comprar a las cisternas en 30 o 40 mil bolívares en efectivo cada pipa y que muchas veces le toca cambiar la poca comida que tiene por una pipa, contaminada, podrida o salada, y no la pueden tomar ni siquiera hirviéndola.

De igual forma, Yolis Mavarez, residente del barrio Corito 4 aseveró que el problema hídrico de su localidad no es nuevo y que tienen más de 30 años sin agua, que ya están cansados de la sequía y por eso acudieron una vez más hasta Hidrolago en búsqueda de una solución. Sin embargo, enfatizó que a veces piensan “que los menos interesados en que nos llegue el agua son ellos”, ya que a su juicio, se lucran con esta situación.

Los manifestantes fueron atendidos en la hidrológica y la solución que les plantearon es “organizarse”, que los días que llegue el agua los vecinos se turnen de madrugada para vigilar que otras personas manipulen las válvulas, porque ellos mandan el agua pero el problema es la comunidad.