Alternativa democrática | Por: Eduardo Fernández

Alternativa democrática | Por: Eduardo Fernández

1 febrero, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

Es difícil explicar
que un gobierno tan malo y que ha causado tanto daño a Venezuela y a los
venezolanos haya podido sobrevivir durante tanto tiempo. Una de las razones que
explica el fenómeno es que los adversarios a este gobierno no hemos sido
capaces, en todos estos años, de construir una verdadera alternativa
democrática seria y confiable.

Es decir, no hemos
sido capaces de dar el salto cualitativo de ser oposición a ser alternativa
democrática frente al régimen. Una alternativa democrática es una fuerza capaz
de interpretar el anhelo de cambio que existe en la abrumadora mayoría de los
venezolanos. Para que exista esa alternativa democrática tienen que darse
algunas condiciones.

1.- Tiene que haber
una dirección política unida y coherente. Hasta ahora hemos tenido algunos
esfuerzos para coordinar a las diferentes fuerzas políticas que aspiran a
liderizar el cambio. Hemos tenido una federación de pequeños proyectos
partidistas, pero no hemos logrado construir una fuerza opositora con una
dirección política única.

2.- La alternativa
democrática tendría que contar con una narrativa compartida acerca de la
situación en la que estamos y el proyecto de país que queremos construir entre
todos. Prevalecen los proyectos partidistas y las agendas personales. No hay un
proyecto común. Hay que asomar un programa ilusionante que inspire la confianza
de los ciudadanos.

3.- Para que exista
una alternativa democrática tiene que haber una organización presente en toda
la geografía nacional y en todos los sectores sociales que actúan en la vida
del país.

4.- La alternativa
democrática tendría que contar con una estrategia claramente definida. O son
los votos o son las balas. No puede estar cambiando de estrategia en cada
coyuntura. Si es la ruta electoral, que es la que yo aconsejo y recomiendo,
tenemos que ordenar todos los esfuerzos a lograr el mejor resultado posible y
las mejores condiciones en la dirección de aprovechar la ventaja comparativa
que tenemos en ese campo.

Eso significa contar con un mensaje atractivo, con una organización eficiente y con una estrategia inteligente. Eso significa no seguir esperando una salida mágica por la vía de un golpe militar o de una invasión extranjera. Eso significa ganarnos la confianza y el respaldo de los ciudadanos. Seguiremos conversando.

Ir a la fuente