Parece más cercano que TSJ designe CNE

Parece más cercano que TSJ designe CNE

27 enero, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

Analistas afirman que el proceso iniciado
en la AN para la designación del nuevo CNE conforme a la LOPE, que abriría una
rendija para procesos comiciales que generaran confianza en el electorado,
quedaría invalidado si llegase a aceptarse la omisión legislativa que daría
carta blanca a la decisión del TSJ.

En este sentido, el diputado a la
Asamblea Nacional (AN), Ángel Medina, indicó que la designación del Comité de
Postulaciones para elegir a nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral
(CNE), no se puede dar debido a que ninguna de las partes que hoy en día están
en pugna tiene la mayoría parlamentaria para hacerlo.

Medina señaló que hubo conversaciones con
el PSUV con respecto a este tema pero no hubo respuestas concretas. Advirtió
que “no crean que destruyendo este camino para elegir un nuevo CNE van a
solucionar las cosas, por el contrario se va a profundizar la crisis”.

Añadió que “hoy se intenta nuevamente
cerrar una puerta a este camino, al tratar de configurar una nueva
institucionalidad que no existe, ni tiene base” refiriéndose a las “sesiones” que
el parlamentario Luis Parra ha llevado a cabo en el hemiciclo del Palacio
Legislativo.

Los diputados disidentes de la oposición,
encabezados por Luis Parra, José Gregorio Noriega y Franklin Duarte,
consideraron plantear la “omisión legislativa” para que el Tribunal Supremo de
Justicia (TSJ) proceda a nombrar a los rectores del CNE.

En este sentido, el diputado José
Gregorio Aparicio llamó a dictar “la omisión legislativa” dada la ausencia de
los diputados de la oposición que apoyan al diputado Juan Guaidó y tienen
pendiente terminar de conformar el Comité de Postulaciones para el CNE.

Por su parte, el constituyente del PSUV,
Francisco Torrealba, señaló que en la sesión de la AN, “la representación de la
derecha opositora presente admitió que hay omisión legislativa y que cualquier
decisión sobre el CNE debe ser tomada en el TSJ”.

Sin embargo, horas después Parra
reivindicó las competencias de la AN para la designación de un nuevo CNE,
aseguró que el voto es el camino para lograr los cambios políticos que el país
requiere y reiteró que el “Parlamento no va a entregar sus
competencias”. Precisan que “jugar a otra vía, y colocarse de nuevo en el
camino del TSJ no es el anhelo de la mayoría del país “.

Pero Torrealba advirtió que “la derecha” ha
afirmado que “ningún grupo reúne las dos terceras partes que son necesarias
para tomar decisiones en esta materia”. Se necesitan 112 votos en la AN para el cambio
de autoridades electorales y, sumando tres suplentes (que no les correspondería
ser incorporados) los disidente llegan a 21 votos mientras que el bloque chavista de la Patria tendría
49.

A petición de Parra fue designada una
comisión especial que instará a los miembros del comité preliminar de
postulaciones para que “retomen de manera inmediata sus actividades”, con el
propósito de designar “a la brevedad del caso” al nuevo CNE.

Mientras, la AN donde está la mayoría de
los parlamentarios opositores quienes apoyan a Guaidó, sigue adelante con su
cronograma de trabajo para la conformación de un nuevo CNE, y afirman que en
los días finales de enero se recibirán las postulaciones de la sociedad civil
para terminar de conformar el Comité de Postulaciones.

Lo cierto es que en las dos últimas décadas
solo un CNE no ha sido nombrado por el TSJ, en estricto apego a la Ley. Los
cinco rectores principales y 3 suplentes incorporados de 2006 salieron de la AN
y se pudiese incluir la renovación del 2009 pero ese caso está cuestionado, se
señala que la AN saliente violó la Ley ya que no le correspondía hacer el
nombramiento.

Se teme que en medio de todo el TSJ
decida y que decida mantener los mismos rectores porque sus plazos no habrían
vencido. El problema con esto es que el CNE tiene un rechazo de 86% de la
población, superior a 70% desde el 2014, por lo que para ganar la confianza del
electorado sería mejor un nuevo CNE.

Elizabeth Dávila H.

Ir a la fuente