NY Post: Patrimonio de Jay-Z es mayor a las reservas líquidas de Venezuela

NY Post: Patrimonio de Jay-Z es mayor a las reservas líquidas de Venezuela

23 enero, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

Las reservas de efectivo de Venezuela se han derrumbado tanto que tiene actualmente menos dinero que el rapero Jay-Z, según reseña el reportero Tamar Lapin de New York Post.

El portal destaca que las reservas del país, que ya estaban en su nivel más bajo en 30 años, ahora han caído por debajo de $ 1 mil millones en medio de sanciones económicas, informó Bloomberg el pasado viernes.

Fuentes de la agencia revelaron que el Banco Central de Venezuela tiene solo alrededor de $ 800 millones en efectivo y $ 200 millones en activos líquidos.

Eso se traduce en que el efectivo que tiene a la mano la nación es inferior al patrimonio neto del cantante Jay-Z, que Forbes ha estimado en más de $ 1 mil millones.

El fundador de Amazon Jeff Bezos y Bill Gates de Microsoft también tienen más capital monetario que Venezuela, según Business Insider .

Asimismo, la estrella de reality show Kylie Jenner, a quien Forbes clasificó como la multimillonaria más joven del mundo.

Aunque Venezuela tiene 73 toneladas de oro en bóvedas locales, con un valor de alrededor de $ 3.6 mil millones, ha tenido problemas para vender el metal precioso.

Esto se debe a que Estados Unidos ha limitado a los compradores y bancos a hacer negocios con el Gobierno en disputa de Nicolás Maduro, según Bloomberg.

El país también tiene alrededor de 32 toneladas de oro en Londres, pero el Banco de Inglaterra está rechazando las solicitudes de Maduro para repatriarlo porque no lo reconoce como el líder legítimo del país.

Estados Unidos y la mayoría de los países latinoamericanos y las democracias occidentales han pedido a Maduro que renuncie y han reconocido al líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, como presidente del país.

El país enfrenta una crisis humanitaria en medio de una inflación masiva, y la reducción de la oferta de efectivo solo podría significar más problemas, concluye Tamar Lapin.