Abogado Alí Daniels ofrece análisis jurídico sobre la Asamblea Nacional

Abogado Alí Daniels ofrece análisis jurídico sobre la Asamblea Nacional

13 enero, 2020 Desactivado Por Editor
Advertisement

Karla Ávila M-Bolívar
@LaTuristaKAM

Al igual que sucedió en enero de 2019, los primeros días de este nuevo año 2020, los venezolanos se encuentran a la expectativa y bajo mucha ansiedad por saber el futuro de depara en el poder legislativo del país.

Alí Daniels, director de la Organización No Gubernamental “Acceso a la Justicia”, ofreció comentarios jurídicos donde explica que lo ocurrido en la Asamblea Nacional son “actos de hecho”, para ello es importante conocer que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su Artículo 221 cita que “Los requisitos y procedimientos para la instalación y demás sesiones de la Asamblea Nacional, y para el funcionamiento de sus comisiones, serán determinados por el Reglamento. El quórum no podrá ser en ningún caso inferior a la mayoría absoluta de los y las integrantes de la Asamblea Nacional.”

Es decir, el quórum para celebrar las sesiones debe ser la mayoría absoluta de los miembros de la misma, por lo tanto, de los 167 miembros, la mayoría absoluta de ellos que es 84 diputados, en conclusión, no puede haber una sesión válida de la asamblea si no se tiene ese quórum.

Ahora bien, adicionalmente a eso, la misma Constitución remite al Reglamento de Interior y Debates y lo primero que hay que citar es que el Artículo 26 donde dice que la Junta Directiva de la Asamblea Nacional tendrá las siguientes atribuciones que corresponden a la junta directiva, es decir, al presidente y los dos vicepresidentes; presidir las sesiones de la Asamblea; el numeral 5 de ese artículo y el numeral 7 apunta explícitamente: dirigir la asamblea nacional y el numeral 8 indica: direccionar el debate.

Cualquier cosa que se vaya a hacer en dicha Asamblea tiene que contar con la junta directiva, pero adicionalmente a eso, para que quede más claro todavía, hay que remitirse al Artículo 64.

“Las sesiones se realizarán bajo el siguiente régimen: 1. A la hora fijada, el Presidente o Presidenta solicitará al Secretario o Secretaria informar si hay quórum para comenzar la Sesión. En caso negativo se esperará un tiempo máximo de treinta minutos. Se levantará un acta de asistencia, de acuerdo con lo previsto en este Reglamento, y la misma se hará constar en el Diario de Debates de la Asamblea Nacional, a los efectos consiguientes.”

Asevera Daniels: “Es así como, cualquier sesión de la Asamblea, es el presidente quien le solicita al secretario si hay o no quórum para comenzar la sesión, de manera que esto es una potestad exclusiva del presidente y en caso de no estar, entonces tiene que ser el primer o segundo vicepresidente, de modo que, no puede cualquier diputado, aunque sea el jefe de la fracción de cualquier otro partido decir o decidir contar cuántos son y abrir una sesión porque eso no es potestad de él, la potestad es de la junta directiva y en principio, del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, en consecuencia, lo que ocurrió el 5 de enero fue un golpe de mano que no tiene ningún basamento legal.

Además, el tema de dejar entrar a algunos diputados de la oposición y los miembros del partido oficialista pero no se permitió la asamblea, y además se argumenta que Guaidó no quiso ir, como si Juan Guaidó no quiso entrar al hemiciclo, cuando fue público y notorio a través de imágenes que recorrieron todo el mundo en ese particular, obviamente se trata de un golpe de mano, una manifestación más del golpe de Estado continuado que estamos viviendo y en el que efectivamente ahora se está tratando de eliminar a la única institución democrática que queda en el país como lo es la Asamblea Nacional,

Entonces como ven, no puede una minoría establecer si hay o no quórum y mucho menos elegir una junta directiva porque simplemente los números no dan, son minoría y siguen siendo minoría, mientras eso sea así la Asamblea tiene que elegir a su nueva junta directiva de acuerdo con la normativa que regula el caso, que exige que para constituirse en sesión tiene que estar la mayoría absoluta de los miembros de la misma, es decir, por lo menos ochenta y cuatro diputados y además eso debe ser verificado por la junta directiva de la Asamblea, cosa que no ocurrió porque es la única que puede dirigir el debate.”

Así concluye su argumento del análisis jurídico de la situación que se presentó el pasado cinco de enero de dos mil veinte en el parlamento venezolano.