Crónicas Bolivarianas: Síndrome de Playa Seca

Crónicas Bolivarianas: Síndrome de Playa Seca

11 enero, 2020 Desactivado Por Carolina Isava

Omar Estacio Z.

         “¡Volver pa’
nuestro pent ¡jau! y palacete
playero, en el llamado Litoral Central de la Bolivariana de Venezuela? ¡Qué va,
oh! ¡Jamás de los jamases!”

        La negativa que retumbó en el, no menos pent ¡jau! y no menos palacete,
propiedad de los bolivarianos Yakelíngertrudis y Güilliamsfreddy II, sito en la
Lagunita Contrisss Clusesss, extrarradio de Caracas, fue la de Clintonvizquel,
el menorcito de la familia.

        Este último, como los lectores se servirán
recordar, es el prototipo, tipo y arquetipo del “Hombre Nuevo Bolivariano”.  Un tarajallo de 29 años bien cumplidos. No
pudo trasponer las infranqueables barreras del 3er. grado de educación primaria
–infranqueables para, su cerebrito –  lo
que no ha sido óbice para darle un patadón
a la pobreza, en gang, gavilla o
patota, con sus amantísimos progenitores, gracias a los negociados con CADIVI,
SICAD I, SICAD II,  Pdvsa, DICOM, los
CLAP, el PETRO – cada vez que los bolivarianos lanzan nuevo acrónimo o sigla,
los venezolanos, tenemos que sujetarnos la cartera-  aparte del tráfico con carburante de alto
octanaje, cual un narcosobrino  o
narcotío, cualquiera.

        Prosiguió la retahíla de Clintonvizquel:

        -Pa´ la playa ¿Yo? ¿A ver si cuando
estoy surfeando con mi tabla de 50 mil dólares o fondeo mi megayate, emerge un
submarino, desembarca un escuadrón SWAT, de la DEA, la Interpol o de cualquier
policía de rolito ¡zas! me ponen los ganchos y directo, pa’ la SúperMax de
Colorado, Yunaites Estates, a
compartir posada con el “Chapo” Guzmán?

El
“Síndrome de Playa Seca” merodea como un espíritu burlón entre la godarria bolivariana. Camarados y camarudos con prontuario, menor, igual -mayor casi imposible- al
del mencionado representante de las des-generaciones
 de relevo robolucionario. Además de las playas de, mares, ríos, lagos y hasta
charcas, les han cogido pánico a piscinas, yacusis, bañeras, incluidas las poncheras
para el aseo personal. Inútil convencerlos que desde algunos cuerpos de agua es
imposible que emerjan comandos de capturas.

 Adiós, fines de semana en Aruba, islas
griegas, Costa Azul, Fisher Island, Mayamis
Bichos – donde todo narcobolivariano que
se precie de serlo, tiene palacetes- a hacer mercado y, de paso, darse una
zambullida. El supuesto mal olor que alguna maledicencia le atribuye a cierta integrante
del alto funcionariado de la narcotiranía  robolucionaria
nos reservamos,  su nombre y apellido pues
aunque élla, no es un dama, servidor sí es un caballero- no es por lo que creíamos.
Es otro coletazo del “Síndrome de Playa Seca”, simplemente.

¿De qué
valen megacuentas en Suiza, Andorra, Baréin, si se tiene que  vivir asustado?

Me hago
tales reflexiones mientras me doy un chapuzón, con mi mujer, en la playa de cualquier
parte. No importa el país. Sin miedo porque al inocente la Providencia lo proteje.  Viene una ola y gozamos una ola. Vienen dos y
gozamos un olón.

@omarestacio

Ir a la fuente