«En México retienen y maltratan a venezolanos que buscan refugio»

«En México retienen y maltratan a venezolanos que buscan refugio»

8 noviembre, 2019 0 Por Editor

Este lunes, los imputados por la muerte de la adolescente Angela Aguirre cumplieron 5 meses tras las rejas. Desde el INOF en el estado Miranda, Joselyn Barreto y Dayana Nicieza hablan por primera vez sobre lo que paso esa noche.

Lea también: Sobornos e irregularidades en caso Angela Aguirre (Parte II)

Desde que fueron detenidas en el mes de marzo es la primera vez que puedan hablar con alguien diferente a familiares y policías sobre el caso que estremeció a la opinión pública: la desaparición y hallazgo del cadáver de la joven de 16 años, el pasado 26 de marzo, en las aguas del río Caroní, específicamente en el balneario El Rey, en Ciudad Guayana; estado Bolívar.

Dayana y Joselyn se encuentran recluidas en el INOF desde hace un mes, y pese al tiempo que ha pasado, cada una de ellas pudo relatar lo que sucedió aquel sábado cuando ambas decidieron ir a un cumpleaños en el Club Ítalo y la posterior pesadilla en la que se verían inmersas a raíz de la muerte de Angela.

Dayana (28) y Joselyn (19) afirman que nunca antes habían visto a Angela Aguirre.

«Ella llegó cuando nos íbamos a montar en la lancha, aún era de día y ella saludó a todos en voz alta, sin darnos la mano. Dijo su nombre, sonrío y se subió, todo el camino estuvo conversando con José Alberto, riéndose, grabando fotos y vídeos», contó Dayana.

Joselyn comentó que ella tampoco conocía a Angela, sin embargo ese mismo día antes de que ella llegara, José Alberto le estaba mostrando los mensajes que ella le enviaba y donde le decía «cuidado con lo que dices delante de mi mamá, ella no sabe que vamos al paseo en lancha». Además, recuerda que él invitó a Angela, porque fue la única que le respondió y porque ella no invitó a unas amigas de ella.

Al llegar a La Terecaya ya era de noche, cada uno se situó en un lugar diferente, mientras apreciaban el anochecer, escuchaban música y tomaban algunas cervezas.

Sin saber con exactitud la hora que era, Dayana destacó que pese a que estaba hablando con Orlando Salazar, estaba pendiente de lo que pasaba a su alrededor y dijo «en un momento volteé y no los vi a ellos dos, en ese mismo momento escuche que el señor José Zorrilla les dijo que se pusieran los chalecos si iban a estar dentro del agua«.

«José Alberto nos invitó a mi y a Glauber a bañarnos con ellos en el río»

Joselyn Barreto indicó que mientras estaba en la orilla sentada con su novio Glauber Zorrilla, otro de los imputados, José Alberto y Angela le dijeron que se metieran los 4 a bañarse juntos y Joselyn se negó.

«Yo estaba sentada en la orilla con los pies en el río, hacía frío y ellos dos nos dijeron que nos metiéramos a bañar, que ellos se iban a meter. Yo les dije que no, pero Glauber si se metió a nadar con ellos un rato», dijo.

Además, agregó que Glauber Zorrilla era quien estaba manejando el sonido de la lancha y estaba pendiente de las bebidas.

Dayana recuerda que estaba hablando con Orlando Salazar, otro de los imputados y que Glauber se acercó y le preguntó a Orlando si había visto a donde se fue José Alberto con la muchacha, a lo que Orlando respondió que no.

Minutos después, Dayana y Joselyn recuerdan que todos los lancheros presentes y las demás personas empezaron a activarse porque había una persona desaparecida, ellas no vieron a José Alberto salir del agua y pedir auxilio. Sin embargo, indican que en cuestión de segundos la lancha salió en búsqueda de Angela que «se había desaparecido».

«Hice varias llamadas para avisar lo que estaba pasando»

Ambas estuvieron junto a los lancheros y la señora Del Valle esperando que volvieran del recorrido en lancha. Aseguran que Dayana Nicieza hizo varias llamadas al 911, al 171, a los bomberos del Caroní desde un celular de una señora que se encontraba en la isla. Además, se dirigieron a la Sub Delegación Guayana del CICPC, donde no recibieron la denuncia porque no habían pasado 72 horas.

Cabe destacar que de todas las llamadas realizadas, solo una está en el expediente y sí consta que la ciudadana Dayana Nicieza emitió un llamado de emergencia por desaparición de una joven esa noche del sábado.

Dayana tuvo un ataque de nervios al ver que la niña no aparecía, e indicó que se metió al agua por primera vez esa noche a ver qué tan hondo era el río y el agua le llegaba por los hombros, sin embargo, resaltó que Angela era más alta que ella, ya que medía 1 metro 70.

En este punto, ellas estaban desesperadas y no sabían que era lo que estaba pasando, al cabo de unas horas, Angela no apareció y decidieron volver al club. Dayana y Joselyn admiten que «no sabían que pensar ni que decir, no sabían lo que había pasado, porque ella se estaba bañando con él».

Incluso, Joselyn agregó que antes de meterse al agua, Angela y José Alberto se tomaron una foto en la orilla.

«Él estaba en shock, no decía nada»

Cuando regresaron al club Ítalo, José Zorrilla se dispuso a llevar a las chicas a cada una de sus casas, ella recuerdan que ya eran más de la 1 de la mañana. En ese momento, recuerdan que José Alberto Cedeño no hablaba, solo se escuchaba muy fuerte su respiración y «estaba en shock».

Al día siguiente, todos fueron muy temprano a declarar sobre la desaparición de Angela y así los días siguientes, hasta que los cuerpos de seguridad hallaron el cuerpo de la adolescente y quedaron detenidos en los calabozos del CICPC.

Dayana destacó que la actitud de José Alberto fue cambiando, al principio estaba muy asustado, además agregó que nunca hablaba de Angela, no decía nada y con los días estuvo más relajado.

Cabe destacar que José Alberto Cedeño cambió en diversas oportunidades su versión sobre lo que sucedió con Angela Aguirre. En primer lugar, había dicho que ella se cayó de la lancha, esto según Dayana y Joselyn no sucedió porque ellos estaban nadando, no estaban en la lancha.

Otra de las versiones que dio Cedeño fue que «se volteó a buscar una cerveza y ella desapareció», esto tampoco tiene sentido ya que según la reconstrucción del caso «solo duro 18 segundos en ir y venir de buscar la bebida».

Además, ambas agregaron que durante la realización de la última audiencia en Caracas, él no quiso rendir declaraciones sobre lo que había pasado. «Supongo que por miedo de declarar ante tantas personas, no quiso hablar ni decir nada», indicó Nicieza.

«Nosotras somos inocentes»

Nicieza de profesión bioanalista aseveró que son inocentes de los delitos que se le imputan: omisión al socorro y complicidad en el delito de femicidio.  Ya que nunca escucharon que Angela pedía ayuda y mucho menos fueron cómplices de nada.

«Fue una negligencia por parte de él (José Alberto) por meterse en unas aguas oscuras y turbulentas del Río Caroní», aseveró Nicieza.

También , rechazó que cuando encontraron el cuerpo de Angela, el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera se trasladó hasta el Club Ítalo y «sin iniciar averiguaciones pidió al frente de las autoridades presentes, la aprehensión inmediata de las 7 personas tripulantes y pena máxima para todos«.

«Hay pruebas que demuestran que Angela no fue violada»

Ambas indican que hay muchas pruebas que demuestran que Angela no fue violada ni maltratada como se ha hecho ver a la opinión pública. Sostienen que se ha manipulado el caso para hacerlos ver como unos monstruos y eso no puede estar más lejos de la realidad.

«El video de la segunda autopsia, que fue realizado en presencia de una comisión del MP proveniente de Caracas muestra como Angela no sufrió violación anal ni vaginal. Además, la forense al realizar los cortes en sus brazos pudo constatar que los moretones no habían afectado las arterias, y eso significa que no fue golpeada y que los hematomas que tenía fue a causa de la corriente del Río Caroní».

Agregan que el audio en el que Angela pide ayuda no lo grabó ella y que presentarán las pruebas y experticias que se le hicieron a ese elemento.

Asimismo, establecen que están a la espera de que se inicie el juicio y que sean llamados los testigos que saben que ellas estuvieron todo el tiempo en la isla y no tienen nada que ver con la muerte de Angela.

«Es un caso político»

Nicieza expresó que han habido muchas irregularidades en el caso, por lo que solicitan que sea revisado el expediente ya que hay muchas pruebas que faltan y no han sido tomadas en cuenta sus declaraciones, ya que de ser así no estuvieran privadas de libertad.

Tanto Joselyn Barreto como Dayana Nicieza alegan que todo el tiempo que permanecieron en la isla estuvieron acompañadas de otras personas y «ni siquiera cruzaron palabra alguna con Angela».

Además, agregan que solo estaban presentes y que no saben nada de lo que sucedió entre esa pareja. Y que si ellas están presas también deben estar presas todas las personas que se encontraban en la isla La Terecaya esa noche. Sin embargo, alegan que el caso es político porque hay intereses de por medio para que todos paguen por algo que no cometieron.

«Estamos en condiciones inhumanas»

Nicieza y Barreto comparten celda con otras reclusas que se encuentran en el INOF por casos políticos. Pese a que agradecen que están en resguardo, solo tienen una ventana para las 9 reclusas en una celda pequeña, donde no tienen baño y están «una encima de la otra».

«Dormimos apretadas, no tenemos derecho a estirar los pies, no nos sacan al patio, no tenemos baño, solo nos dejan ir una vez al día y si debemos defecar tenemos que hacer en bolsas, en tobo o esperar hasta el otro día. Cuando tenemos la menstruación nos dan permiso de utilizar una especie de baño, que es en un taller abandonado», expresaron.

Cada 3 días le llenan un pipote de agua para todas y deben administrarlo para el aseo y recoger el agua con una pala. Además, indican que la comida que le dan es «arepa solo, bollito solo, pasta con caraota, o bollito con cueros de pollo, nada de agua, nada de carne, queso, nada de nada. No tienen agua potable».

Lea también: Él dormía, mientras Angela moría en el Río Caroní (PARTE I)

Recordamos que las fiscalías 13° y 16° de Puerto Ordaz, así como las 47º y 66º nacionales, acusaron a Cedeño por los delitos de feminicidio agravado y suministro de sustancia nociva, mientras que al resto de los involucrados como cómplices no necesarios del delito de femicidio agravado, así como autores de los tipos penales de suministro de sustancia nociva y omisión de socorro.