Gobierno y oposición no cerrarán conversaciones en Oslo

Gobierno y oposición no cerrarán conversaciones en Oslo

1 junio, 2019 Desactivado Por Editor

Las conversaciones en Noruega dibujaron un escenario de expectativas para el contexto político, sin embargo, para la oposición parece no haber tenido ningún éxito bajo sus requerimientos, y para el Gobierno ha pintado de “buenas noticias”, no obstante el mecanismo se mantendrá hasta que las delegaciones vuelvan con un acuerdo de sus líderes, aseguró una fuente parlamentaria.

De acuerdo a Panorama, ambas aceras han mantenido círculos que han sido criticados por ser “estériles”, sobre todo para el lado opositor, aunque sus principales dirigentes lo han puesto como una “fase exploratoria” al que le dan la bienvenida, pero sin considerarlo como un diálogo, como lo reitera el Ejecutivo Nacional.

Desde inicios de mayo se habían iniciado estos contactos con las delegaciones a cargo de Nicolás Maduro y Juan Guaidó, del cual el último realizado este miércoles calificó en la opinión pública como el que estancó las probabilidades de una salida a la crisis a corto plazo; esto tras un comunicado de la Asamblea Nacional (AN), al afirmar que no se “llegó a ningún acuerdo”.

Entre tanto, el costo de los acercamientos en Noruega, dijo Maduro, que fueron meses de “conversaciones secretas”, por lo que se mostró optimista y reiteró su llamado al diálogo como único camino, tras exaltar que el proceso se redujera a “buenas noticias”.

Pese a esta división de resultados, indicó una fuente del Parlamento consultada por PANORAMA que “hay que creerle es a lo que dice Noruega”, pues la comisión encargada sostiene las mayores aproximaciones a la realidad de lo que pasa en Oslo, aseguró.

Ha señalado que las declaraciones que han emitido ambos líderes son para “complacer a lo que le interesa a su público”, por una parte porque a “Maduro lo presionan mucho los militares y por eso el tema del diálogo lo resalta para ganar espacio, y a Guaidó con la comunidad internacional, EEUU, Colombia y Brasil, para no negociar, dice no hay acuerdo sin el cese de la usurpación”.

Es así que a esta fase el parlamentario, lo ve como un “intermedio” de todo lo que está pasando y que seguirá avanzando porque hay un concepto pendular donde se estableció una agenda, y lo lógico, recalcó, es que sus delegaciones como “no tuvieron la capacidad de acordar algo regresen a buscar órdenes por lo que no hay conversaciones cerradas”, estableció.

El Ministerio de Exteriores de Noruega, había confirmado que no se logró nada, al decir que “las partes han demostrado su voluntad de avanzar en la búsqueda de una solución acordada y constitucional para el país que incluya asuntos políticos, económicos y electorales”, según dijo la ministra Ine Eriksen Soreide, además de instar a las partes a tener cautela con las declaraciones para preservar el proceso.

Por Noruega, el diplomático Dag Nylander encabeza las conversaciones entre las partes. Nylander es un especialista de América Latina que entre 2012 y 2016 fue uno de los dos facilitadores en las negociaciones para acabar con el largo conflicto armado en Colombia.

Las consideraciones en la acera opositora respecto al contacto entre las partes no se desvirtúan de la necesidad de una salida a la crisis del país, pero sí de ser desestimado y criticado como un paso en vano de lo que la ruta de Guaidó ha alcanzado en los últimos meses.

De acuerdo con el diputado Alfonso Marquina, de Primero Justicia (PJ), se puso muy claro cuál era la ruta democrática para unas negociaciones o un diálogo, por lo que aseguró que el gobierno “aferrado al poder” y al no aceptar la condición se concluyeron las reuniones.

Marquina, añadió que un mecanismo no excluye a los otros sino por el contrario los complementa, ya que “si solo se ejerce la presión internacional, no se logra nada sino hay un mecanismo de negociación que permita construir una salida, pero también si no se negocia y se abandona la calle y la presión, la negociación va a ser una burladero del usurpador para ganar tiempo”, apuntó.

Finalmente expresó a este medio que lo que se estableció en el país nórdico fue el “cese de la usurpación, gobierno de transición, para dar garantías constitucionales en Venezuela, y devolverle al pueblo el derecho a elegir con elecciones libres, ese fue el planteamiento que llevamos a Oslo”.

Para el diputado Luis Florido, quien se encuentra en Colombia, apuntó sin embargo que el mecanismo “contrario a lo que los demás dicen” es un proceso que puede “ser importante como no puede serlo”, por lo que instó a tener expectativas moderadas sobre el mecanismo, “démosle una oportunidad a Noruega, porque una salida negociada nos permite ganar estabilidad a futuro”, aseguró en un vídeo a través de Instagram.

Asimismo, justificó que en los países donde se han producido transiciones, las consecuencias con algunos mecanismos han generado más inestabilidad o en tal caso un “trauma” que pudiera generar un proceso de intervención, de modo que no desestimó lo que pudiera desgranar la misión en Oslo.

Panorama

Panorama