Ayudas de Venezuela hacia Haití fueron desviadas en trama de corrupción

Ayudas de Venezuela hacia Haití fueron desviadas en trama de corrupción

1 junio, 2019 Desactivado Por Editor

La miseria y la pobreza de algunas naciones se convierte en fuente de riqueza para muchas personas que, sin escrúpulo alguno, se lucran de manera grosera una vez que llegan ayudas internacionales y son asignadas partidas en beneficio de los más vulnerables y ello ocurre sin importar la tragedia en que se halla sumido cada pueblo.

Entre los países pobres de la región latinoamericana Haití destaca por esa característica a pesar de haber sido el primer país en liberarse de los conquistadores coloniales al echar a los franceses en 1804, es un país que sigue sumido en el atraso y la miseria.

Y pareciera que ello constituye un enorme negocio para quienes dicen defender sus intereses. Ya sea en obras de reconstrucción tras el devastador terremoto de 2010 o en los más recientes y que han mantenido en zozobra a los pobladores del país desde el año pasado.

“La caja de Pandora” se abre una vez que el presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue acusado de dirigir una “esquema de desvío de fondos” por el Tribunal Superior de Cuentas, que difundió este viernes un informe de más de 600 páginas sobre la mala gestión de la ayuda enviada por Venezuela.

Los jueces descubrieron que en 2014 el Estado encargó la rehabilitación de los mismos tramos de una ruta a dos empresas que llevan nombres diferentes, Argitrans y Betexs, pero que tienen la misma matrícula fiscal y el mismo personal técnico.

“Las dos empresas realizaron las mismas obras de manera distinta en la misma fecha”, señala el documento del tribunal, para el cual se trata “ni más ni menos que de un esquema de desvío de fondos”.

Antes de su llegada al poder en 2017, Moïse dirigía Agritrans, que recibió más de 33 millones de gourdes (más de $700,000, al cambio de la época) para un proyecto vial, cuando su actividad consistía en la producción de bananas.

“El estado de este tramo de ruta suscita cuestionamientos y demuestra que hay una distancia enorme entra las sumas gastadas y la realidad de los trabajos que deberían haber sido realizados”, indica el informe, elaborado por los jueces tras una visita al lugar.

Agritrans también había recibido un adelanto de fondos casi dos meses antes de la firma del contrato, un dato que llevó al tribunal a concluir que hubo “colusión, favoritismo y desvío de fondos”.

Otro contrato de rehabilitación de rutas había sido atribuido a la firma de Moise en 2015 a pesar de la opinión contraria manifestada por el Tribunal de Cuentas.

Todo ello demuestra que los esquemas de corruptela abundan en los procesos de ayuda a los más vulnerables, basta con que haya una necesidad humanitaria urgente por ser cubierta y surgirán quienes se disfrazan de “benefactores” para sacar de los recursos enviados para ayudas el mayor beneficio personal posible.